Miras arremete contra el Gobierno central: «dan la espalda al trasvase»

El presidente murciano exige una reunión con Moncloa al igual que Sánchez hizo con Cataluña

El presidente del Ejecutivo murciano, Fernando López Miras, lamentó que el Gobierno central haya dado una vez más la «espalda» a la Región
El presidente del Ejecutivo murciano, Fernando López Miras, lamentó que el Gobierno central haya dado una vez más la «espalda» a la Región

Una vez más, el Ejecutivo murciano se siente «maltratado» por el Gobierno central. La decisión del Ministerio para la Transición Ecológica de Teresa Ribera de aprobar un trasvase en febrero de 8,7 hectómetros cúbicos para regadío ha supuesto todo un mazazo para uno de los sectores productivos más importantes de la Comunidad, especialmente después de que en noviembre y diciembre se cancelara cualquier tipo de envío de agua. «Nos dan la espalda, nos cierran la puesta en las narices mientras se sientan en Moncloa con un presidente inhabilitado y con todo un Gobierno golpista como es el de Cataluña».

Así de contundente se expresó ayer el presidente regional, Fernando López Miras, inquirido sobre el trasvase Tajo-Segura de febrero, para el que se van a destinar 16,2 hectómetros cúbicos, tanto para regadío como para consumo urbano.

«Han vuelto a dar la espalda a la Región y a cerrar un poco el acueducto, mientras que nosotros tendemos la mano al Gobierno central y a Pedro Sánchez para dialogar o, por lo menos, sentarnos con ellos».

El objetivo, dijo, es «tener reuniones en las que poder acercar posturas en algo tan importante como el trasvase Tajo-Segura, que es fundamental para la Región, para nuestros regantes y nuestros agricultores».

Pero esas conversaciones no llegan. López Miras ha reprochado que a los murcianos se les estén «cerrando las puertas» especialmente después de que el Ministerio se haya saltado las recomendaciones de trasvase de los técnicos de la Comisión de Explotación del Acueducto, que proponía 20 hectómetros cúbicos.

«Seguimos llamando a la puerta del Gobierno central, de Moncloa y de Pedro Sánchez, porque nuestra mano está tendida, queremos trabajar y defender a la Región de Murcia».

El presidente regional reclamó «las mismas oportunidades y que los murcianos sean iguales al resto de españoles» y aseguró que seguirán «llamando a la puerta» a pesar de encontrarla siempre «cerrada».

«Se cerró con el trasvase y cada día con algo nuevo, mientras que se abre para aquellos que no son leales a España».

Todo ello en un ambiente todavía tenso después de la manifestación agrícola del pasado viernes que recorrió las calles de Murcia exigiendo una regulación de los precios y un trato «justo» al sector.