¿Por qué se producen nacimientos prematuros?

En la última década se han incrementado en un 36 por ciento

Las manos de un bebé prematuro y su madre en el hospital
Las manos de un bebé prematuro y su madre en el hospital

¿Cuáles son los motivos por los cuales se han incrementado los nacimientos prematuros? Según los especialitas, El estrés laboral, los hábitos nocivos como el tabaco y el alcohol, el aumento de las tasas de patología materna como la diabetes y la hipertensión asociados la maternidad tardía y la mayor incidencia de los embarazos múltiples son las principales causas del aumento en un 36 por cien de este tipo de partos en las últimas décadas.

Se considera que un bebé es prematuro cuanto nace antes de la semana 37 de gestación y gran prematuro cuando lo hace antes de la semana 28. La doctora Raquel Jiménez, ginecóloga de la Unidad Materno Infantil del hospital Quirónsalud Murcia incide en que aproximadamente un 10 por ciento de los niños que nacen en el mundo son prematuros y en España, a pesar de los avances médicos, la cifra supera el 7 por ciento, según datos de Instituto Nacional de Estadística, lo que sitúa a Espana en cabeza, junto con Italia, en número de nacimientos prematuros en la Unión Europea.

La tasa de supervivencia de los bebés prematuros después de las 28 semana alcanza el 95 por ciento. Además, gracias a los avances en la neonatología, los prematuros extremos, aquellos que nacen antes de las 28 semanas, sobrevivan en un 65, así como también han mejorado las tasas de los bebés extremadamente prematuros que ya es superior al 60.

El grado de prematuridad repercute en un mayor riesgo de complicaciones graves como parálisis cerebral, déficits sensoriales, enfermedades crónicas o infecciones respiratorias agudas, sobre todo la bronquiolitis, lo que supone un porcentaje del 75 de los ingresos en neonatos.

Cómo evitar un pacto prematuro

Para evitar un parto prematuro sería fundamental, según la especialista, no retrasar la maternidad, así como la concienciación de lo que supone una maternidad tardía. Otra de las medidas a adoptar es mejorar los hábitos de las futuras madres como el evitar el consumo de alcohol o tabaco.

“Los países más restrictivos con el consumo de tabaco tienen un menor número de nacimientos prematuros y con bajo peso”, apunta la ginecóloga. La alimentación también juega un importante papel en estos casos, por lo que es conveniente llevar un seguimiento nutricional profesional y la toma de suplementos como el hierro y la vitamina D, entre otros.

La especialista también resalta la importancia de un control prenatal estricto en aquellas madres que presenten un mayor riesgo de tener un parto a pretérmino como sería el caso de cirugía cérvix previa, malformaciones uterinas, enfermedades como diabetes e hipertensión o anemia crónica.

Raquel Jiménez insiste en que los recién nacidos prematuros necesitan una atención adecuada en paritorio, realizada por neonatólogos entrenados y con un traslado a la Unidad Neonatal accesible y rápida para poder proporcionar aquellas atenciones médicas que precisen.

Los bebes prematuros no solo necesitan cuidados físicos sino también otros centrados en su desarrollo para tratar de disminuir el estrés y el sufrimiento del bebé, favorecer su desarrollo neurosensorial y emocional, y lograr que los padres sean también cuidadores esenciales del niño durante su estancia en el hospital.

Según la especialista, está demostrado que la participación de los padres en los cuidados del prematuro ayuda a reducir la duración de la estancia hospitalaria, mejora el bienestar del bebé y facilita el establecimiento del vínculo mutuo y de la lactancia materna.