El amor amenaza el imperio de la Reina de los Monos

En Japón una osada macaco manda sobre 677 primates tras un violento «golpe de estado». Ahora, la época de apareamiento es un horizonte de riesgo para su jefatura

Mar Sánchez-Cascado

Yakei, la inusual «hembra Alfa» de 9 años que vive en una reserva de macacos japoneses llamada Jardín Zoológico Natural de Takasakiyama, encabezó una toma de poder para convertirse en la primera hembra líder. Se convirtió en «la reina de los monos», algo inédito en los 70 años de historia del parque.

Takasakiyama, establecida como reserva para primates en 1952, alberga a unos 1.500 macacos, divididos en tropas. Viven en la montaña boscosa, vagando libremente y bajando a otros terrenos en busca de comida proporcionada por los guardas.

Un artículo del New York Times relata el increíble ascenso al poder de la matriarca: después de agredir a su madre y asumir el papel de hembra principal de la colonia, Yakei se embarcó en una violenta venganza contra los cuatro machos de mayor rango de su comunidad, y asumió la codiciada posición de alfa de la colonia tras derrotar a Nanchu, un macho de 31 años que había gobernado cinco años.

Las tomas de poder hostiles por parte de hembras agresivas son excepcionalmente raras en la sociedad de estos simios. Hay pocos casos registrados antes del de Yakei, confirmó Yu Kaigaishi, investigador de la Sociedad Japonesa para la Promoción de la Ciencia.

Esta especie (Macaca fuscata) –también conocidos como monos de las nieves por su costumbre de tomar el sol en aguas termales cuando nieva– viven en sociedades estrictamente jerarquizadas. Los ejemplares de alto rango tienen mayor acceso a la comida y a las parejas. El estatus de un macho suele estar determinado por el tiempo que ha pasado en una tropa (tienden a abandonar el escuadrón en el que nacieron tras alcanzar la pubertad), mientras que las hembras heredan el nivel justo por debajo del de su madre. A veces, pueden apoderarse violentamente de escalones superiores.

Estas competiciones por la posición son casi exclusivamente entre machos, por lo que el ascenso de Yakei al poder fue a la vez sorprendente y emocionante para los investigadores que siguieron su caso. Después de desbancar al primer macho, incluso empezó a mostrar comportamientos tradicionalmente masculinos, como caminar con la cola levantada o agitar las ramas de los árboles con su cuerpo.

Sin embargo, después de casi un año en el primer puesto, su posición puede estar en peligro durante el caos que supone la temporada de apareamiento, que suele ir de noviembre a marzo. Según los investigadores de la reserva, un semental de 18 años llamado Luffy ha estado haciendo avances no deseados en su cortejo desde que comenzó la temporada de cría de este año.

Durante esta época los primates, que son polígamos, forman diferentes parejas. Se aparean, se alimentan, descansan y viajan con sus parejas durante una media de 16 días. Tras este periodo, el vínculo se disuelve y las hembras buscan nuevas parejas. Las féminas suelen emparejarse con una media de cuatro machos en cada temporada de cría.