Eje cultural y deportivo

Si la imaginación va acompañada de recursos económicos, las ciudades se pueden mejorar y modernizarse. Los últimos no han sido buenos tiempos para hacer obras, dada la precariedad de las arcas municipales en Madrid. Uno de los proyectos que no pudo llevarse a puerto fue el de la remodelación del Eje Prado-Recoletos, por culpa de la falta de recursos presupuestarios, aunque como no hay mal que por bien no venga, esa imposibilidad dio por finiquitada la polémica política y entre instituciones que se había desatado. Aun así, este punto necesita obras de reparación y acondicionamiento, sobre todo el enlosado del paseo de Recoletos, peligroso en algunos tramos para el peatón. Desde Atocha hasta Colón, siempre se ha hablado del eje cultural de Madrid, por la presencia de importantes museos en tan corto trayecto, pero también podemos hablar en tiempos modernos del eje deportivo, pues en tres enclaves del mismo celebran los equipos madrileños sus éxitos deportivos: el Real Madrid, en Cibeles; el Atlético, en Neptuno, y el Rayo, en Atocha. Ahora que hay remanente de Tesorería, a la alcaldesa se le ha ocurrido invertir en iluminar las fuentes de este eje con un sistema de bajo consumo, como ya se hizo en la de Cibeles, y además, ponerles colorido acorde a los gustos y emblemas de los clubes celebrantes. De esta manera el eje de las fuentes ideadas por Ventura Rodríguez para decorar lo que en la época se llamó Salón del Prado, se verá mejor iluminado y a menor precio de mantenimiento. Desde Atocha a Colón, el Madrid de los Borbones, el Madrid de Carlos III, es también el paseo de las fuentes monumentales: en Atocha, la de La Alcachofa (una réplica, porque la original está en el parque del Retiro); la de Apolo, también conocida como de las Cuatro Estaciones, la de Neptuno y Cibeles, toda una muestra de neoclasicismo español. Bien venido sea el remanente de Tesorería para que el eje cultural y deportivo luzca con más brillo y más barato, que la diosa frigia se ilumine con los éxitos blancos; que el dios de los mares, no pase demasiado tiempo a oscuras de celebraciones, y que la alcachofa, mantenga a dieta de mantenimiento en primera división por muchos años al equipo de Vallecas.