Frustración de Horrach

¡Cómo se puede tener tanta obcecación! Me refiero al ex fiscal anticorrupción de Baleares y hoy simplemente abogado, Pedro Horrach, al haber asegurado sin ningún pudor que «fue una frustración no lograr la imputación de Francisco Camps y Rita Barberá en el “caso Nóos”». Si tan convencido está de ello, semejante afirmación provoca una disyuntiva: o no supo realizar con eficacia su trabajo, o no cree en la Justicia de nuestro Estado de Derecho.

De esta forma se expresó en una entrevista a Levante durante su visita a Valencia, eso sí, invitado por una Consellería de la Generalitat Valenciana regida por Compromís, partido que demostró con creces su animadversión al expresidente y exalcaldesa valencianos.

Horrach demuestra todavía no haber superado su impotencia a pesar del esfuerzo puesto en ello. Parece no importarle que tanto la Generalitat como el Ayuntamiento valencianos realizaran pagos a Iñaki Urdangarín por trabajos ejecutados. Podría ser cuestionable si el susodicho cobró más o menos, pero nunca que los Summit se dejaran de organizar.

El ex fiscal y hoy abogado debería ocuparse y preocuparse más de su nueva actividad privada que de «enmerdar» más nuestra ya convulsionada vida política. Lo digo por el bochorno de haber tenido que dejar de actuar como abogado defensor en el «caso Cursach» después de que el Colegio de Abogados de Baleares se lo recomendara «por prudencia».

Prácticamente el nuevo letrado recibió, como dicen en mi pueblo, «la primera en la frente». ¿Una persona tan versada en Derecho no conocía esa circunstancia?

Una lástima que le duela más la aplicación de la Justicia que el hecho de ver realizadas sus intenciones. Así es la vida.