La sequía se agudiza

La Razón
La RazónLa Razón

Si el tiempo no lo remedia, la sequía va a poner a una gran parte del campo de nuestro país «patas arriba». A fecha de hoy, ya se han producido daños que se pueden considerar irreversibles en sectores como el de los cereales, así como en los pastos para la ganadería.

Si no llueve en los próximos días la cosecha de cereales se perderá en un gran porcentaje y peligrará la producción de aceite de oliva de la próxima campaña, por citar tan sólo algunos ejemplos de lo que sucede en secano.

En regadío, la situación se presenta muy complicada en la Cuenca del Duero, además de los problemas crónicos en las del Segura y el Júcar. Los problemas pueden extenderse, además, a las del Tajo, Guadiana y Guadalquivir.

Resulta pues necesario aunar fuerzas para hacer frente a esta situación, que no se producía en España desde hace muchos años.

De entrada, la ministra de Agricultura y su equipo deberían espabilar y no estaría de más que se acercasen a conocer «in situ» la situación; asimismo, toca vigilar muy de cerca lo que haga Agroseguro. Las comunidades autónomas tienen que poner todo lo que esté en su mano, en el marco de las competencias asignadas en la normativa.

Toca por ello arrimar el hombro, porque ya hay muchos daños y las previsiones son muy negras.