Necesaria paz

La Razón
La RazónLa Razón

Si hay una noticia que pueda crear más indignación, dolor, repugnancia, incredulidad... que una violación, es la terrible escena vivida esta semana en Vitoria, con el fatal desenlace del asesinato de un bebé. Un hombre de treinta años, tras ser sorprendido abusando sexualmente de Alicia, un bebé de 17 meses, por su propia madre, decidió poner fin a la pelea que se desató con el mayor daño que se puede infligir a una madre: decidió acabar con la vida del bebé arrojándolo por la ventana. Repulsa, pánico, terror, asco, indignación, impotencia, es lo que ha generado esta noticia en todo el país. Y también hambre de justicia. La tan cuestionada cadena perpetua revisable parece que hoy no tiene detractores, la sociedad al unísono clama por ella. Piden que caiga sobre este joven profesor de música, “extremadamente reservado”, la mayor pena a la que pudiese enfrentarse. Por todas las noticias que protagoniza la violencia, cuyo único desenlace es el dolor que a veces queda perpetuado en un sufrimiento eterno, agradecemos que se celebren cada fin de enero en todo el mundo actos por la paz. Son vitales esos actos de ayuda y comprensión que se multiplican, especialmente en esta semana de la paz y la no violencia. Gracias a todos esos héroes o heroínas que nos seguís recordando que, aunque hace menos ruido, lo que abunda es la solidaridad. Mención especial merece «El Tren de la Paz», en Martos, que cumple 20 años promocionando el respeto, la armonía y ensalzando los valores humanos. Dos décadas de sonrisas y paz con la colaboración de centros educativos locales y la coordinación incansable de José Manuel Vera y José Cuesta, encargados del programa en directo que cada año emite Radio Martos. Por él han pasado artistas como Pablo Alborán, Coraluna, Cherezade, Silvia Román... Mañana la artista invitada es Virginia Elósegui, una cantautora malagueña que ya visitó el programa en su pasada edición. Gracias a los que velan por la protección de la sociedad, la seguridad de todos los ciudadanos y la necesaria paz.