Política

Negociaciones sin luxe

¿Cómo pueden estar reunidos PSOE y Podemos durante dos días y casi diez horas, y ninguna de las dos partes mueva, en un ápice, sus posiciones? ¡Es imposible! A no ser que mientras hable Calvo, Echenique escuche Spotify y a la inversa la señora Calvo vea YouTubeMusic y de lo que se trate es de a ver quién aguanta más y quién da por concluida la reunión.

Publicidad

O, también puede ser que esas diez horas hayan servido para ponerse al día en cómo han sido las vacaciones, qué series me recomiendas de Netflix, HBO o Movistar, qué estrenos de películas se prevén en este otoño o qué libro estás leyendo. Muy enriquecedor para conformar un gobierno.

Las reuniones casi nunca son de igual a igual, siempre hay uno que tiene más que el otro. Uno que tiene las de ganar y otro las de perder. Y en este caso quien tiene las de perder es Iglesias.

Ayer en el Congreso, Iglesias más que dirigente de un partido político parecía el protagonista de Sálvame pero sin el luxe, con lo de Sánchez quiere hablar con Rivera pero con él no habla desde el mes de julio. Me daba hasta pena.

Pero luego le oyes decir que la solución para la transición ecológica y para acabar con las puertas giratorias en política pasa por la creación de una empresa pública energética, es decir, una empresa con la puerta fija para Podemos, y pública para nacionalizar la energía, cargarse a las empresas, subir la luz y de la pena paso a las náuseas.

Publicidad

Faltan 12 días para alcanzar un acuerdo, solo le pido a Sánchez que recuerde lo que decía Adolfo Suárez sobre el diálogo: es válido para el acuerdo pero no se puede pedir ni ofrecer lo que no se puede entregar.

Publicidad