Otro viejo y el mar

Gracias, como siempre, a Begoña Gómez de la Fuente, amiga y compañera de «Herrera en la Onda», he podido leer «Tú, mío» de Erri de Luca, que publica Seix Barral. Esta breve novela está narrada en primera persona por un autor cuyo nombre no aparece, un álter ego de De Luca, que recuerda las aventuras de un adolescente de 16 años, durante un verano en la década de 1950 en la isla de Ischia.

Aparte del protagonista, hay dos personajes principales: Nicola, rudo isleño que le enseña las artes de la pesca. Y Caia, joven judía huérfana, de la que el adolescente se enamora. Podría parecer una historia convencional de evocación y superación de la juventud, pero a poco de andar el lector percibe que hay algo tan humano como inquietante en el relato: la necesidad de convivir con un pasado en el que muchas historias fueron aterradoras y muchas conductas vergonzosas.

La existencia latente de la guerra y el fascismo va haciéndose cada vez más presente; como el mar, va y viene en frases, gestos, alusiones, mientras el protagonista comparte con el lacónico Nicola las faenas del mar e intenta desentrañar los misterios que entrevé y que se encarnan en él mismo.

La violencia, esa criatura política por excelencia, emergerá finalmente en busca de una absurda corrección de un pasado irreparable. Seguiremos viviendo, porque merece la pena vivir y aprender, aunque el pez que hemos pescado resulte devorado por el tiempo y sólo lleguemos a la orilla final con un esqueleto irreconocible.