Técnicos y vestuario

La Razón
La RazónLa Razón

L12 Caducidad

La vida, si arriesgas y crees en ella y en ti, no deja de ser bella. ¿Caducado Rafa Nadal? No lo creo.

–¿Por qué no lo crees?

–Porque Nadal sigue creyendo en Nadal. Sólo por eso.

Djokovic, que últimamente es el ángel negro de Nadal, de igual modo que hace años Nadal fue su ángel negro, sólo tiene un año menos (28) que Nadal.

–Pero, físicamente, la impresión es que es más fuerte. Lo que, afortunadamente, sigue teniendo todavía fuerte Nadal es la mente: «Tengo el presentimiento de que el que viene volverá a ser un año feliz para mí», declara con voz y mente de fe. Lejos de mí el pensamiento de su caducidad. Optimista siempre, siempre optimista.

–¿A pesar de que a la alcaldesa Carmena –me recuerdan– el Real Madrid sólo «le suena»?

Cada vez que la veo o la escucho en la televisión, la verdad, me entran ganas de excomulgarme como demócrata.

M13 Siete

No soy supersticioso, pero tengo la superstición del siete. Número divino, bíblico, amén de número de suerte para mucha gente: para De Gea, por ejemplo. De Gea, en su partido número siete con la selección de Del Bosque, ha cuajado contra Ucrania un partido de diez «cum laude».

–Estoy, sí, muy feliz; hoy me ha salido todo bien– confiesa con humildad. Todo un partido de laurel y alegría para él, Del Bosque y sus compañeros. «Qué gusto y qué tranquilidad tener compañeros como De Gea», celebra Fábregas, otro centenario: ya cien partidos con la Selección. «Abuelete» joven todavía.

El siete es número que mima también a Del Bosque: siete años lleva ya este noble y ennoblecido caballero (es marqués) en La Roja. Se susurra que se irá después de la Eurocopa de Francia. Quizá él quiera (tiene 64 años), pero quizá no lo quieran ni Ángel María Villar ni «sus» jugadores. «Cuando riñe, no te enfada, te enseña. Imposible enfadarse con él». Así opinan de Del Bosque «sus» jugadores.

J15 Odio

Declaración de Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional, en referencia al presidente de la Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, ayer: «O es muy listo, muy listo, muy listo, o muy tonto, muy tonto, que no se entera de nada. Catorce o quince del Ejecutivo de la FIFA –contabiliza–, o están en la cárcel o inhabilitados». Traducción: sigue odiando a Villar, sigue pensando patológicamente en la presidencia de la RFEF. El estilo es el hombre, gran verdad. Lejos de nosotros los personajes que eligen el camino del odio para conseguir sus objetivos.

V16 Vestuarios

Mourinho, «soy el mejor del mundo», tiene problemas en su vestuario. Al margen de que el Chelsea, su equipo, se haya instalado en la cola de la Premier, «se pasa» en sus declaraciones. El hombre, por muy civilizado que esté, es un animal de pulsiones, luego un animal que a veces comete el error nada inteligente de decir lo que piensa: esto no es mío, es de un sabio griego. José Mourinho jamás yerra, yerran sus jugadores. Y eso no lo perdonan los jugadores.

Rafa Benítez no presume de ser el mejor entrenador del mundo, es humilde, pero incuestionablemente es un buen entrenador. Y también incuestionablemente, últimamente, debiera controlar, a la hora de hablar, las «pulsiones» de sus pensamientos.

El ser humano, psicológicamente, es un sujeto tremendamente susceptible. Cuidado, pues, con las pulsiones.