Actualidad

El "Móstolesgate"se le indigesta al PSOE

La alcaldesa de la localidad madrileña de Móstoles, la socialista Noelia Posse, no tiene intención de dejar su cargo pese al escándalo provocado por colocar y beneficiar a algunos familiares en el consistorio. Su última finta fue ayer pedir la suspensión cautelar de militancia horas antes de que la Ejecutiva regional lo hiciera formalmente. Cualquiera diría que estaba cocinado. Se gana tiempo y de paso se ofrece un discurso a Moncloa y Ferraz para que el ruido amaine y la protegida siga en la poltrona.