Opinión

Marruecos reacciona a la presión migratoria

La Razón
La RazónLa Razón

Ante las imparables oleadas de inmigrantes subsaharianos que llegan a su territorio con el propósito de pasar a España, Marruecos ha decidido construir un foso de tres metros de profundidad en su lado de la valla de Melilla para dificultar los asaltos por sorpresa.Rabat sabe que cuanto más difícil sea superar la valla, menos presión migratoria sufrirá en su propio suelo. Está por ver si esta medida es del agrado de la comisaria Malmström, tan rápida en criticar a España como lenta en proponer soluciones eficaces.