Un día para recordar a las víctimas de Bolinaga

La RazónLa Razón

El etarra Iosu Bolinaga falleció ayer, dos años después de su excarcelación por enfermedad y 19 después del día en que raptaron a Ortega Lara. En este tiempo, el terrorista ni mostró arrepentimiento ni pidió perdón ni colaboró en el esclarecimiento de atentados. Pese a todo, se benefició de un Estado garantista que respetó sus derechos. La desaparición del verdugo de inocentes y del torturador de Ortega Lara debe servir para recordar a sus víctimas y para lamentar que no pueda responder por el último asesinato por el que iba a ser juzgado.