El cáncer renal contra el tiempo

El 25% de los pacientes presentan un tumor en el riñon avanzado en el momento de su diagnóstico

SOGUG (nombre del dueño)SOGUG

El tiempo como una unidad de medida que, aparentemente, es equidistante para todos, es la parte fundamental para aquellos que reciben un diagnóstico no favorable en cuanto a su salud. A partir de ese momento, el tiempo cambia entre el paciente y el resto del mundo. En el marco del Simposio Científico del Grupo Español de Oncología Genitourinaria (Sogug), Bristol-Myers Squibb con la colaboración de la Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñon (Alcer), abordaron la situación del cáncer renal en nuestro país y con ello la campaña “Testigos del Tiempo”.

No destaca por ser de los tumores más frecuente en el mundo, de hecho se posiciona en la lista en el número 13º. Pero el cáncer renal está ahí, como un tumor silencioso y, como dijo uno de los ponentes, José Ángel Arranz, presidente de Sogug, “la mayoría de los diagnósticos se suele hacer de manera accidental”. El problema reside en que el cáncer renal no presenta grandes síntomas en sus estadios iniciales, el 25% de los pacientes sabe que padece este tipo de tumor en un estado avanzado. “Más allá de ese 5% de factores de riesgo que sí se saben, como pueden ser el tabaco, la obesidad o la presión arterial, de manera general no se conocen factores asociados directamente” afirmaba Arranz.

Los grandes avances tecnológicos y el cambio en el trato médico con relación al paciente también “han cambiado mucho la concepción de esta enfermedad”, aseguraba Cristina Suárez, oncóloga del Hospital Universitario Vall d´Heberon, de Barcelona. “Además de los nuevos fármacos que van saliendo al mercado, también hay que ser un compañero médico, y no sólo clínicamente, sino que también en los aspectos vitales del paciente”, explicaba Suárez. A lo que Aránzazu González del Alba, oncóloga del Hospital Universitario Puerta del Hierro de Madrid ha explicado que, gracias a ese compañerismo entre médico-paciente, “los tratamientos crónicos están cada vez más adaptados a la vida del enfermo; lo que hace que éste sea más favorable al procedimiento”.

Juan Carlos Julián, director general de Federación Nacional Alcer, hacía hincapié en el lado emocional que esconde tanto la enfermedad en sí como su diagnóstico: “El tiempo entre el diagnóstico y el tratamiento es diferente para un médico que dice: ´vamos a ver cómo evoluciona el tumor´, al paciente que contesta: ´¿Por qué? Quítamelo ya´. Por lo que éstas diferencias afectan a este último, sobre todo en la ansiedad”.

La colaboración y la coordinación multidisciplinar es una de las medidas en la que todos los ponentes estaban de acuerdo. La doctora González del Alba lo resumía de esta manera: “Desde el punto del diagnóstico todos debemos tomar partido. En ese momento en el que nos coordinamos, los pacientes tienen mejores opciones”. Otras medidas que se han puesto sobre la mesa son la propia visibilidad de una enfermedad poco conocida por lo que, en palabras de Julián, “las campañas de concienciación como “Testigos del tiempo” son muy importantes ya que nos ayudan a las asociaciones a informar a la sociedad”, a lo que ha añadido que “además, el papel de estas iniciativas contribuye a que las personas de riesgo se conciencien y puedan ser diagnosticadas a tiempo”.

Finalmente los ponentes han hecho una pequeña lista a la que han llamado “carta de los Reyes Magos” con los principales retos en el manejo del cáncer renal a dia de hoy, que son: reducir el tiempo del diagnóstico; un tratamiento accesible para todos; y prolongar la esperanza de vida de los pacientes en estadios avanzados.