Sociedad

Estenosis del canal lumbar

Este síndrome fue descrito por el médico holandés Verbiest en 1954 y definió que puede ser congénito o adquirido.

Los días 22 y 23 de noviembre pasado se celebró en Bruselas el 26 Simposio Internacional sobre el diagnóstico y tratamiento de la estenosis del canal lumbar. El síndrome de estenosis de canal lumbar fue descrito por el médico holandés Verbiest en 1954 y definió que puede ser congénito o adquirido. El primero puede dar síntomas antes de los 40 años y el segundo a partir de los 50 o 60.

Consiste en que los nervios que van a los miembros inferiores sobre todo y también los que van a los esfínteres son comprimidos por las láminas de las vértebras que tienen unos diámetros menores de lo normal. La estenosis adquirida es el cierre progresivo por la patología degenerativa de la columna, también puede existir una protusión discal acompañada o también una hipertrofia de un ligamento llamado amarillo que une una vértebra con otra. En la congénita son casi todas las vértebras lumbares las afectadas y en la adquirida sólo uno o dos niveles.

Los síntomas son similares: dolor lumbar y en miembros inferiores, pérdida de fuerza en los miembros inferiores, alteraciones de los reflejos, trastornos de sensibilidad como hormigueos o parestesias y sobre todo claudicación neurógena, es decir, los pacientes cuando caminan cierto número de metros se tienen que parar por dolor, pérdida de fuerza o trastornos sensitivos (se conoce como síndrome del escaparate).

A veces hay que hacer también el diagnóstico diferencial con problemas de artrosis en las caderas, pero el tipo de dolor es distinto, las imágenes radiológicas también y la exploración neurológica demuestra si está alterada la articulación de la cadera.

Existen otras causas de estenosis del canal lumbar. Una de ellas que se ha presentado en este simposio es la lipomatosis espinal, que consiste en el acúmulo de grasa en el canal espinal por fuera de la duramadre. Las causas son la obesidad, el uso masivo de corticoides y el síndrome de Cushing. También está muy claro que el gasto producido por los problemas de la columna vertebral es muy alto en los países desarrollados, solo superado por el gasto producido en tratar a los enfermos con cáncer.

El tratamiento de la estenosis del canal lumbar está cambiando radicalmente. Se tiende a la cirugía mínimamente invasiva, es decir, pequeñas incisiones en la piel y al empleo del microscopio quirúrgico o el endoscopio. La laminectomía o realización de ventanas óseas en la parte posterior de las vértebras cada vez se usa menos, igual que la fusión o fijación vertebral. Se tiende a colocar prótesis pequeñas, de uno o dos cm. que se pueden poner entre las láminas o entre las apófisis espinosas de las vértebras lumbares, aumentando el diámetro de los agujeros o forámenes de conjunción por donde salen los nervios y aumentando el diámetro del canal espinal después de extirpar el ligamento amarillo. Los resultados son excelentes, 30 o 40 minutos de cirugía y 24-48 horas en la clínica. A las tres semanas se puede trabajar y a los dos hacer deporte.