Ghassan Elgeadi: Operar la columna a través de tres milímetros reduce todos los riesgos

Entrevista al especialista en Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Quirónsalud San José de Madrid

11/12/19. Madrid. Hospital Quirón San José.
El doctor Ghassan Elgeadi, especialista en cirugía ortopédica y traumatología.
@ Cipriano Pastrano.
11/12/19. Madrid. Hospital Quirón San José. El doctor Ghassan Elgeadi, especialista en cirugía ortopédica y traumatología. @ Cipriano Pastrano.Cipriano Pastrano DelgadoLa Razón

1.¿En qué consiste la endoscopia de columna ultramínimamente invasiva?

-Esta técnica como bien indica su nombre es muy poco agresiva con el cuerpo, donde se minimizan todos los riesgos de una cirugía convencional. Consiste en el uso de ópticas entre 1,5 y tres milímetros de diámetro para realizar la cirugía sobre la columna vertebral de manera segura y mediante una incisión que, en ocasiones, escasamente alcanza los tres milímetros.

2. ¿Qué patologías pueden beneficiarse de sus efectos?

-Aunque inicialmente se utilizó sólo para hernias discales y protusiones, actualmente la utilizamos en todas las patologías de la columna: hernias díscales, determinados tumores de columna, gangliones en el canal epidural, cicatrices compresivas o dolorosas tras cirugía abierta y los casos más importantes, y algo más complicados, la estenosis de canal tanto compleja como sencilla. Dado que esta técnica y tecnología es tan poco invasiva, trabajamos día tras día para desarrollar nuevas indicaciones y poder llegar a prácticamente todas las enfermedades de la columna.

3. ¿Cómo se realiza?

-Existen varios abordajes, ya sea por la parte posterior de la columna, o mediante la entrada por la zona lateral del cuerpo. Pero tanto uno como otro, se realizan mediante incisiones no mayores a tres o cuatro milímetros. Llegamos a la base del problema y lo solucionamos, sin prácticamente lesión ninguna de los tejidos blandos u óseos del cuerpo.

4. ¿Cuál debe ser la destreza del cirujano que la practica?

-Los beneficios para el cirujano son claros y, casi siempre, son compartidos por profesional y paciente: infinita mejor visión de las estructuras neurológicas; ausencia de sangrado durante las intervenciones, lo cual minimiza los tiempos quirúrgicos; fácil realización, sin ayudantes; amplias opciones al desarrollo de técnicas innovadoras y regenerativas intracanal.Pero resulta necesario comenzar en cirugía guiada y supervisada en cadáver. Habiendo completado ciertos cursos, y atendido a ciertas conferencias sobre el tema, se podría comenzar realizando esta técnica, en casos muy sencillos de hernias muy poco complicadas. Mi recomendación es siempre realizar los primeros casos con el apoyo de otro cirujano que domine a la perfección la técnica (instructor). El ascenso en la complejidad de los casos ha de ser muy progresivo y lento, dado que son técnicas que requieren de una alta destreza quirúrgica.

5. ¿Qué ventajas le aporta al profesional este tipo de intervención?

Los beneficios para el cirujano son claros y, casi siempre, son compartidos por profesional y paciente: infinita mejor visión de las estructuras neurológicas; ausencia de sangrado durante las intervenciones, lo cual minimiza los tiempos quirúrgicos; fácil realización, sin ayudantes; amplias opciones al desarrollo de técnicas innovadoras y regenerativas intracanal.

6. ¿cómo impacta en el paciente?

-Podemos llegar a todos los que precisen este abordaje, tanto a las personas más jóvenes como las mayores, sin importar la patología concomitante que tengan; por ejemplo, diabetes/hipertensión/antecedentes de infarto de miocardio... No se excluye a nadie de poder solucionar sus problemas con esta técnica. Hay mínimos tiempos de recuperación, pudiendo llegar a ser de horas. Prácticamente no hay dolor postoperatorio y se puede volver a realizar su vida diaria y laboral prácticamente de inmediato. Se dan soluciones definitivas para patologías que con técnicas convencionales serían impensables. No se requieren tornillos ni fijación del paciente y no se altera la movilidad natural de la columna.

7. ¿Qué diferencias hay entre una operación tradicional y este abordaje?

-Prácticamente sería como comparar el cielo con la tierra. La cirugía convencional es muy agresiva con los tejidos del cuerpo: músculos, ligamentos, y hueso, produciéndose siempre mucha destrucción de los mismos, causando y exponiendo al paciente a muchas complicaciones, ya sean derivadas directamente de la intervención quirúrgica, o como consecuencia de todo lo que provocan estas técnicas: fibrosis postquirúrgica, fracturas, infecciones, aflojamiento de material de osteosíntesis.

8. ¿Cómo es el pre y postoperatorio?

-El preoperatorio es similar al de cualquier intervención quirúrgica, necesitando el paciente pasar por preanestesia antes de la intervención para su valoración y control de la medicación prequirúrgica. El postoperatorio es prácticamente inmediato, al ser muy poco invasiva/agresiva con los tejidos, el paciente experimente inmediatamente una liberación y mejora de sus síntomas sin prácticamente dolor. Lo cual hace innecesaria el traslado postoperatorio del paciente a una UCI o similares. El paciente puede ponerse de pie y deambular en cuanto se le pasan los efectos de la sedación/anestesia. En algunos casos pudiendo marcharse a casa prácticamente de manera inmediata.

9. ¿En qué ocasiones la cirugía se complementa con implantación de células madre?

-El implante de células madre cada vez está más en uso. Lo extraordinario de esta técnica es poder implantarlo dentro del disco directamente bajo visión directa, pudiendo realizar los implantes directamente en la zona donde más falta hace, así como preservarlo dentro del disco mediante las diversas técnicas de las que disponemos, todas ellas siempre a través de nuestra óptica de tres milímetros.

10. ¿Cuál es el seguimiento que se realiza a los intervenidos?

-Se realiza una revisión con el departamento de enfermería, donde simplemente se controla el aspecto de la herida y retira el punto o grapa que hayamos colocados. Posteriormente hace una primera revisión con el traumatólogo a los 15 y a los 30 días, donde en cada visita se van dando indicaciones de la progresión del ejercicio y actitudes a tomar. Posteriormente las revisiones pueden pasar a ser trimestrales/semestrales en función de cada caso.