Los enfermos libres de coronavirus no tendrán que ir al hospital en busca de sus medicinas

Sanidad autoriza a las farmacias a dispensarles los medicamentos de uso hospitalario mientras dure el estado de alarma

La irrupción del coronavirus no sólo ha cambiado la vida de los pacientes infectados. También lo ha hecho de miles de enfermos libres del virus que padecen otras patologías. El simple hecho de acudir a su hospital a por los medicamentos necesarios para combatir su enfermedad se ha convertido para ellos en un quebradero de cabeza, por el riesgo que contraen de infectarse.

Después de numerosos días reclamándolo por parte de los colegios oficiales de farmacéuticos, el Ministerio de Sanidad ha reaccionado y va a permitir que esos fármacos de dispensación hospitalaria puedan dispensarse en las oficinas de farmacia.

La reinvindicación en Madrid por parte del presidente de la Comunidad, Luis González, a la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, dieron su fruto y también lo han dado las de Jesús Aguilar, el presidente del Consejo General de Farmacéuticos, a las autoridades del Ministerio en materia de medicamentos. Según esta corporación profesional, la propuesta fue formulada al ministro el pasado día 13 de marzo “con el fin de facilitar el acceso a los colectivos más vulnerables, reducir riesgo de contagios, favorecer la adherencia a los y reducir la presión asistencial en los hospitales”.

Según la orden ministerial publicada en el Boletín Oficial del Estado, “se permite de forma excepcional y mientras dure el Estado de Alarma a las comunidades autónomas a autorizar la dispensación de fármacos hospitalarios fuera del hospital a pacientes no ingresados”. Con esta iniciativa, se verán beneficiados, si así lo desean, enfermos con elevado riesgo clínico, en cuarentena, inmunodeprimidos, con esclerosis múltiple, lupus o artritis, entre otro. Dichos pacientes podrán elegir si recogen el medicamento en su farmacia más cercana. En la actualidad, existen 22.071 establecimientos sanitarios de este tipo en España.