Afloran de golpe 12.000 muertos y el exceso de fallecidos es ya de 43.000 desde el inicio de la pandemia

El Momo, el Sistema de Monitorización de la Mortalidad que elabora el Instituto Carlos III, dispara el número de fallecidos en los registros civiles hasta 43.024 por encima de la media de los últimos años

El Sistema de Monitorización de la Mortalidad, conocido como Momo, es el contador oficial de exceso de mortalidad debida a cualquier causa que lleva a cabo el Instituto de Salud Carlos III. Según los últimos datos facilitados por este organismo, el número de fallecidos en nuestro país en 24 horas habría aumentado de golpe desde las 30.829 que mostraba el 25 de mayo (para el periodo que va desde el 13 de marzo hasta ahora) hasta las 43.024 del documento hecho público hoy, lo que supone un incremento de 12.205 muertos en un solo día. Del exceso total, Cataluña aporta 7.166, Madrid 2.059 y Castilla León 758.

Para la mayoría de los investigadores, el MoMo es la mejor herramienta para medir el número de muertos que ha dejado la pandemia, pues muestra el total de fallecimientos en España por cualquier causa en un periodo determinado y lo compara con la media de los años anteriores, en este caso de los acaecidos desde 2008. Ese exceso se supone que es el que deja el coronavirus.

La información sobre mortalidad diaria por todas las causas se obtiene del Registro General de Registros Civiles y Notariados del Ministerio de Justicia, distribuidos entre todas las Comunidades Autónomas y que incluye las 52 capitales de provincia. Durante el año 2020 el Sistema de Monitorización de la Mortalidad diaria (MoMo) en España incluye las defunciones por todas las causas procedentes de 3.929 registros civiles informatizados, que representan el 92% de la población española. Las estimaciones de mortalidad esperada se realizan mediante modelos restrictivos de medias históricas basados en la mortalidad observada del 1 de enero 2008 hasta un año previo a la fecha actual, procedente del Instituto Nacional de Estadística.

En el periodo de tiempo del que se ofrecen datos referidos a la pandemia (del 13 de marzo al 22 de mayo), el sistema contabiliza 120.851 muertes frente a las 77.817 esperadas, lo que supone un incremento de 43.034, cifra que se acercaría más a la cantidad total de muertos por coronavirus, teniendo en cuenta que en dicho periodo no ha habido ningún otro factor que haya supuesto un incremento significativo en el número de decesos en España, máxime si valoramos que debido al estado de alarma se han reducido las muertes por accidente laboral o de tráfico.

De los fallecidos, 59.943 son hombres (+54%) y 57.714 mujeres (56%) y el mayor incremento en el número de muertos por franjas de edad es en el de los mayores de 74 años, que han sido 91.879 frente a los 56.340 esperados, es decir 35.539 más de los normales (+63%) siguiendo la media de los últimos años.

Estos números cuadran perfectamente con las muertes causada por el coronavirus, que se han cebado en los más mayores. De hecho, aunque hay también un incremento entre los menores de 65 años, es de “solo” un 20%, mientras que en la franja de entre 65 y 74 fue de 46%.

El último informe del MoMo hace hincapié en que “las defunciones observadas en los últimos 28 días se corrigen por el retraso en la notificación, teniendo en cuenta tres factores: el número de defunciones notificadas diariamente, la distribución de defunciones notificadas diariamente y del número promedio de fallecidos por día, aplicando una regularización a la estimación por máxima verosimilitud”.

Se observan excesos de mortalidad en las siguientes CCAA: Andalucía, Aragón, Asturias, Islas Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla y León, Castilla La Mancha, Cataluña, Comunitat Valenciana, Extremadura, Galicia, Comunidad de Madrid, Murcia, Navarra, País Vasco, La Rioja y Ceuta.

Destaca el caso de Cataluña y, muy especialmente, Barcelona, lo cual se debería a los datos que deben facilitar los registros civiles de la Ciudad Condal. Así, en un principio había ido dando cifras inferiores a las esperadas.

Cabe destacar que, desde el 12 de marzo, se han notificado 1091 defunciones desde el registro civil del municipio de Barcelona, que el sistema MoMo contabiliza como 1426 defunciones observadas por la corrección por retraso. La mortalidad esperada desde tal fecha hasta el día actual es de 3146. Teniendo en cuenta el periodo de exceso generalizado, se estima que se está infraestimando notablemente la mortalidad observada en este municipio y, por tanto, en su CCAA.

“Las defunciones observadas en los últimos 28 días se corrigen por el retraso en la notificación, teniendo en cuenta tres factores: el número de defunciones notificadas diariamente, la distribución de defunciones notificadas diariamente y del número promedio de fallecidos por día, aplicando una regularización a la estimación por máxima verosimilitud”, dicen los informes del Momo.