Así es el plan de reconstrucción para reactivar la Sanidad

El sector de tecnología sanitaria ha sido un aliado estratégico en la pandemia y será clave en la recuperación

tecnología sanitaria
el sector en cifrasJosé Maluenda

La tempestad del coronavirus todavía no ha dejado de soplar con virulencia en el mundo; tampoco en nuestro país, aunque su impacto comienza a apaciguarse. Ahora es el momento de templar los ánimos, echar la vista atrás y poner negro sobre blanco las lecciones aprendidas de esta pandemia. El objetivo no es otro que mirar al futuro a través de una sólida estrategia de recuperación y reconstrucción.

Consciente de ello, la industria tecnológica española, amparada bajo la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria, Fenin, propone un ambicioso plan para reactivar el sistema sanitario y la actividad asistencial.

Las empresas del sector sanitario, que representan cerca del 6,3% del PIB nacional con un millón de empleos, se han constituido como la vanguardia en la reacción a la crisis del Covid-19 en nuestro país, tanto desde la perspectiva de la atención clínica y sanitaria, como para asegurar todo tipo de suministros críticos. De hecho, con el objetivo de estar preparados para lo que puede llegar, Fenin apuesta por la implementación de seis medidas necesarias para reforzar el sistema sanitario.

Seis puntos clave

Entre ellas destaca el establecimiento de un foro que integre los diferentes actores vinculados a la Sanidad; retomar la actividad quirúrgica no urgente y reprogramar las cirugías aplazadas por la crisis; recuperar la continuidad de la formación médica a través de las sociedades científicas; garantizar el acceso a los hospitales de forma segura; impulsar la atención domiciliaria por medio de recursos tecnológicos y sanitarios, y mantener la vigilancia epidemiológica para conocer en tiempo real la situación de contagios.

Una vez recuperado el pulso habitual de la Sanidad en nuestro país, la industria de la tecnología sanitaria tiene claro que resulta imprescindible trabajar con ahínco en una estrategia de reconstrucción común. En concreto, tal y como argumentó Mª Luz López Carrasco, presidenta de Fenin, durante la Cumbre Empresarial «Empresas españolas liderando el futuro», este plan de recuperación «debe basarse en cuatro ejes: financiación sanitaria suficiente, un plan de refuerzo de la industria, digitalización y compra basada en el valor».

López-Carrasco fue clara: «El sistema sanitario debe estar dotado de recursos adecuados, con presupuestos realistas y un aumento de la inversión en Sanidad de 1 o 2 puntos respecto al PIB, así como un plan nacional para la renovación del equipamiento tecnológico obsoleto, sin olvidar otras medidas como la aplicación del IVA superreducido a los productos sanitarios (4%), lo que podría suponer un ahorro potencial a la sanidad española de cerca de 10.000 millones de euros».

Una estrategia nacional

También fue rotunda en su exposición en la Comisión de Reconstrucción Social y Económica del Congreso de los Diputados Margarita Alfonsel, secretaria general de Fenin, quien puso sobre la mesa que resulta necesario definir una estrategia nacional para trazar la hoja de ruta hacia la Sanidad Digital del futuro, y eso supone, entre otras cuestiones, «pasar de un modelo de agudos a un modelo de prevención, fuertemente apoyado en atención primaria y salud pública, así como la creación de un nuevo tejido industrial de alto valor añadido en tecnología sanitaria».

En este sentido, Fenin propone un plan de inversiones y reformas para los dos próximos años, que debería ir acompañado de la adecuación de la Ley de Contratos del Sector Público al sistema sanitario, ya que la adquisición de productos esenciales en situación de crisis requiere de un Plan de Contingencia y Reserva Estratégica eficaces para no volver a tropezar sobre la misma piedra. Porque «invertir en Sanidad es hacerlo en la salud de los ciudadanos, pero también preservar y proteger la economía y la productividad de nuestro país», afirmó la secretaria general de Fenin.

Un nuevo sistema de salud digital

Desde Fenin consideran prioritario definir una estrategia nacional para trazar la hoja de ruta hacia la Sanidad Digital del futuro. Y eso pasa, por ejemplo, por apostar por las nuevas herramientas digitales para la mejora de los procesos y facilitar la corresponsabilidad del paciente en el cuidado de su salud. Resulta imprescindible poner en marcha una estrategia «país», que cree un nuevo modelo de tejido industrial de alto valor añadido. Y esto debe ir de la mano de un mayor apoyo de las actividades de I+D+I como palanca de competitividad empresarial.

Resulta clave la renovación del parque tecnológico sanitario y para ello es necesario establecer un plan que acabe con la obsolescencia en los hospitales, incorporando el equipamiento necesario para hacer frente a situaciones como la generada por el coronavirus y renovando, por ley, los equipos de más de diez años.