González: «Nos hemos dejado la piel y la vida durante la pandemia»

La asistencia domiciliaria ha sido uno de los papeles asumidos por los boticarios de Madrid

González Díez, Díaz Ayuso, Casado y Marhuenda
González Díez, Díaz Ayuso, Casado y MarhuendaLuis DiazLa Razón

Por el gran peso que han tenido en el epicentro de la pandemia, el homenaje a los sanitarios quiso tener un sentido reconocimiento también para el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM). Y es que su papel ha sido fundamental. Primero, garantizando el acceso a los tratamientos de todos los ciudadanos, especialmente de los pacientes crónicos, los grupos más vulnerables o de las personas en cuarentena. Segundo, actuando de filtro para el sistema cuando los centros de salud y hospitales estaban colapsados y eran muchos los que tenían miedo o reparo en acudir a las consultas. Porque las farmacias han estado siempre abiertas, atendiendo, informado y acompañado a todos los pacientes en momentos muy críticos.

Luis González Díez, presidente de la institución, fue el encargado de recoger la placa acompañado de Raquel Casado, vocal de Titulares de Farmacia Rural del colegio madrileño, una forma de reconocer, según señaló en el discurso posterior de agradecimiento, la dedicación y esfuerzo de estos profesionales de la llamada «España vaciada», pues, como aseguró, «una vez que acababan su trabajo ayudaban a los demás vecinos del pueblo, donde no había hospital, no había centro de salud, pero allí existía una oficina de farmacia y un farmacéutico dispuesto a ayudar siempre». Para el presidente del COFM, el del martes fue «un reconocimiento que nos merecemos porque hemos tenido compañeros que se han dejado la piel y la vida», dijo. En concreto, 12 farmacéuticos y un técnico de farmacia han fallecido en la Comunidad Madrid.

Atención en los hogares

En los momentos más duros los farmacéuticos han asumido papeles, como la atención farmacéutica domiciliaria, que ha servido de gran ayuda a quienes no podían o que tenían miedo de salir de sus casas. Ésa ha sido una de las acciones que han llevado a cabo y que se ha demostrado de más utilidad. Un servicio que ha sido asumido en toda la Comunidad de Madrid por el propio personal de la farmacia, tanto en la zona rural como en la urbana. Por ello esperan que lo que ha funcionado tenga continuidad.