«El hipertiroidismo supone un riesgo cardiovascular para los pacientes»

Entrevista al Dr. Andrés Durán Ferreras, especialista del Servicio de Medicina Nuclear del Hospital Quirónsalud Infanta Luisa

Dr. Andrés Durán
Dr. Andrés Durán

-¿En qué consiste el hipertiroidismo?

Es la situación clínica provocada por el aumento excesivo de secreción de hormonas tiroideas, que produce un aumento del metabolismo en todo el cuerpo. Esto se traduce en una amplia variedad de síntomas que incluye taquicardia, sudoración excesiva, pérdida de peso, nerviosismo, insomnio, etc.

-¿Cuántas personas lo sufren en nuestro país? y ¿cuál es el perfil más frecuente?

Hay estudios que estiman la prevalencia del hipertiroidismo en un 1% de la población. Es más frecuente en mujeres, especialmente en edades de 20 a 40 años. Según la causa que origine esa situación predominará una franja de edad u otra.

-¿En qué casos y si nos puede decir un porcentaje es necesario su tratamiento con yodo-131?

Sólo algunas enfermedades que producen hipertiroidismo son susceptibles de ser tratadas con yodo-131. En España es habitual empezar con una terapia basada en medicamentos antitiroideos y si no logra controlarse el hipertiroidismo, se suele aplicar tratamiento con I-131. En otros países, como en Estados Unidos, el I-131 se emplea con mayor frecuencia como primera opción terapéutica.

-¿En cuáles a priori no sería recomendable su uso?

En bocios difusos de causa autoinmune (enfermedad de Graves-Basedow) y en bocio nodulares hiperfuncionantes, bien únicos o múltiples, sería recomendable. En el resto de etiologías no estaría indicado su empleo.

-¿Cuáles son los cuidados que debe tener una persona a la que le suministran yodo-131?

El yodo-131 se utiliza para tratar otras enfermedades tiroideas, incluso otras dolencias extratiroideas. En el caso del hipertiroidismo, el tratamiento es de tipo ambulatorio, sin requerir ingreso hospitalario. Los pacientes deben seguir en su domicilio unas medidas de protección radiológica durante unos días, ya que siguen emitiendo radiación.

-¿En qué consiste este tratamiento? y ¿cuánto tiempo dura?

La terapia con yodo-131 es un tratamiento sencillo, seguro, cómodo y eficaz. Se trata de un radioisótopo utilizado desde hace varias décadas y es una opción terapéutica excelente para tratar el tejido tiroideo que presente excesiva actividad. El día del tratamiento el paciente se toma la cápsula de yodo-131 y, sin necesidad de ingreso hospitalario y tras permanecer aproximadamente una hora en aislamiento, se realizan las medidas de radiación que confirmen que se puede marchar a su domicilio.

-¿El paciente puede estar con sus seres queridos y hacer una vida normal o ha de permanecer un tiempo aislado?

Los pacientes deben seguir en su domicilio unas medidas de protección radiológica durante unos días, ya que siguen emitiendo radiación. El número de días lo determina de forma personalizada el Servicio de Radiofísica y Protección Radiológica, en base a la tasa de dosis emitida por el paciente. Esta tasa depende, entre otros factores, de la dosis que el médico nuclear prescriba según cada caso y de la biocinética del yodo-131 en cada paciente. Las medidas de protección radiológica están enfocadas a proteger su entorno, especialmente a los grupos más sensibles, como son niños y embarazadas.

-Desde febrero, los Servicios de Medicina Nuclear y PET-TC y de Radiofísica y Protección Radiológica del Hospital Quirónsalud Infanta Luisa han puesto en marcha un nuevo protocolo en el que se incluye una entrevista del paciente con facultativos de los distintos servicios. Entiendo que así el paciente puede resolver todas las dudas que pudiera tener. ¿Cuáles son las más habituales?

Las preguntas se podrían agrupar en dos bloques: uno sobre las medidas de protección radiológica a seguir en el domicilio tras el tratamiento con yodo-131 y otro sobre los aspectos clínicos del tratamiento, como indicación de la terapia, efectos secundarios, etc. En el primer bloque se usa el material elaborado por los radiofísicos, donde se explica cómo funciona el radiofármaco y, en base a esto, cuáles son las medidas a tomar para proteger su entorno, haciendo hincapié en la importancia de permanecer a una distancia mínima de dos metros de otras personas y durante el menor tiempo posible. También se especifica la importancia de la higiene, por la posible contaminación por saliva y, sobre todo, orina. En la parte clínica se explica la indicación de la terapia en los casos de los bocios difusos o nodulares hiperfuncionantes, y los escasos efectos secundarios, que suelen ser de tipo inflamatorio, de escasa duración en el tiempo y de carácter leve y reversible con antiinflamatorios habituales, a nivel cervical, gástrico y en las glándulas salivales.

-¿Cuáles son los principales beneficios para el paciente de este tratamiento? Y ¿los riesgos?

En los pacientes que presenten hipertiroidismo causado por bocio hipercaptador, de tipo difuso o de tipo nodular, los riesgos, a corto plazo, son los procesos inflamatorios de carácter leve y reversible antes mencionados y, a largo plazo, el hipotiroidismo. Este hipotiroidismo se controla perfectamente con una dosis diaria de hormona tiroidea y siempre es preferible frente al hipertiroidismo, que supone un importante riesgo cardiovascular para los pacientes.

-¿Para qué otras enfermedades se utiliza el yodo-131?

El yodo-131 se utiliza para tratar otras enfermedades tiroideas, como el cáncer de tiroides, incluso otras dolencias extratiroideas, como el neuroblastoma.