¿Quiénes serán los primeros en vacunarse contra la Covid?

El Consejo Interterritorial de Salud estudiará a partir de mañana qué grupos serán los prioritarios. Simón apunta a los mayores, las personas con patologías previas y los profesionales sanitarios

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, lo volvió a repetir ayer. Diciembre será el mes en el que lleguen las primeras vacunas. «Si los análisis clínicos superan las debidas garantías», afirmó que España podría tener en diciembre unas tres millones de dosis, de las 30 millones de dosis que tendrá en el conjunto de Europa, de la vacuna contra el Covid-19 que está desarrollando la Universidad de Oxford (Reino Unido) y la compañía AstraZeneca.

Pero ¿quiénes van a ser los primeros en recibirla? El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, desveló ayer que un grupo de trabajo dentro del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud comenzará a trabajar el miércoles para determinar qué grupos «vulnerables» de población «son los susceptibles de recibir en primer lugar» la vacuna contra el Covid.19 cuando esté disponible.

Grupos de riesgo

Horas más tarde, el director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ofreció un adelanto en la rueda de prensa en la que comenta la progresión de la situación epidemiológica en España. «Hay probabilidades de que a final de año haya vacunas y se podrá empezar a vacunar a ciertos grupos de interés», dijo Simón. «Se trata de personas vulnerables, personas mayores, personas con patologías previas y grupos de población que realizan tareas esenciales como los sanitarios. En España se está trabajando para definir bien los grupos con los que empieza el proceso de vacunación. Cuando empiece a haber dosis disponibles, a partir del mes de diciembre, serían para vacunar a una pequeña parte de la población», argumentó el epidemiólogo.

Diecinueve expertos en salud global de todo el mundo han propuesto un plan de distribución de vacunas en tres fases, denominado Modelo de Prioridad Equitativo (MPE), que busca reducir las muertes prematuras y otras consecuencias irreversibles en la salud de los infectados por el coronavirus.

Estos expertos han resaltado que se deberían tener en cuenta tres valores fundamentales cuando llegue el momento de distribuir la vacuna: beneficiar a la gente limitando el daño, dar prioridad a las poblaciones con desventajas y asignar una preocupación moral igualitaria para todos los individuos. Los autores critican la idea de dar prioridad a los países según el número de sus profesionales sanitarios en primera línea en la lucha con la COVID-19, la proporción de población mayor de 65 años y el número de personas con enfermedades simultáneas en cada país, que es la estrategia que al parecer estudia el Gobierno de España. «Terminaríamos dando un montón de vacunas a los países ricos, lo cual no parece ser la meta de una distribución equitativa», señala el estudio.