Cinco pautas infalibles de higiene mental

Aprender a proteger y potenciar el bienestar emocional es ahora más necesario que nunca. Puedes empezar hoy mismo, Día Mundial de la Salud Mental.

La mascarilla, la distancia social y la higiene de manos nos protegen del virus, pero no de sus efectos emocionales. Sin embargo, hay una serie de rutinas de higiene mental que si lo hacen, y que funcionan cuanto más las practiquemos. Como cualquier hábito, necesitan tiempo, convencimiento y dedicación, pero la buena noticia es que el resultado es un “escudo” efectivo para lidiar con la situación actual.

En el Día Mundial de la Salud Mental, te ofrecemos un “entrenamiento” de higiene mental que puede ayudarte a protegerte de entornos tóxicos y estados depresivos.

  1. “Abusa” del sentido del humor. Lo que nos hace reír funciona a todas horas, todos los días de la semana. Especialmente en situaciones como estas. Si hay algo que todos recordamos de los peores momentos de confinamiento, son esos memes, vídeos, stories de influencers, etc que nos hicieron reír a carcajadas. “Este tipo de humor, denominado humor hipermediático, es especialmente útil en momentos donde todos compartimos una situación desesperante, una experiencia vital común que hace que el humor también sea global” señala el semiólogo Damián Fraticelli.
  2. Evita la sobre información, consultando la actualidad informativa solo una o dos veces al día, siempre a partir de fuentes fiables. Indiscutiblemente, la pandemia es el foco de atención mediático, pero cada persona dispone de las herramientas necesarias para “racionar” la información que consume en porciones digeribles. “Esta muy bien que se hable de ello, igual que se habla de otros temas importantes, como la violencia de género o el suicido. Pero si, por ejemplo, todos los días nos repitieran, a todas horas, que cada día en España se suicidan diez personas, acabaríamos teniendo la sensación de que todo el mundo se está suicidando”, señala el psiquiatra Luis Gutierrez, de la Unidad de Hospitalización Salud Mental del Hospital Clínico San Cecilio de Granada.
  3. Satisface tus necesidades biológicas. El clásico mens sana in corpore sano cobra más sentido que nunca en momentos como este. La mejor protección para tu salud mental es llevar un estilo de vida saludable: dieta equilibrada, ejercicio físico y dormir las suficientes horas. Incluye en tu lista también las relaciones sexuales y otras actividades que te procuren placer.
  4. Agradece. La gratitud ante la vida es una garantía de salud mental. Parece complicado practicarla en momentos tan desfavorables como el actual, pero todos los días nos pasan cosas positivas, por pequeñas que sean. Los expertos recomiendan realizar un breve balance general cada noche que te permitirá identificar esos momentos, ya sentir y practicar el agradecimiento nos proporciona bienestar emocional.
  5. Practica el autocontrol. Gestionar las emociones y los impulsos es una tarea complicada, pero te hará enfrentarte mejor a las situaciones y elegir las “batallas” que quieres pelear. Adquirir autocontrol nos ayudará a tomar mejores decisiones y a gestionar las emociones tóxicas como la angustia, el miedo o el estrés.