“Queremos mejorar la vida de los pacientes a través de la ciencia”

Con 20 años de recorrido y más de 1.000 empleados en todo el mundo, Galapagos inició su andadura en España el pasado mes de marzo. Al frente de la dirección general de la filial del grupo belga se encuentra Carlos Hoyo, con quien analizamos la filosofía de la compañía

“Desde hace más de 20 años trabajamos para desarrollar medicamentos con nuevos mecanismos de acción, fármacos que se dirijan a la raíz de las enfermedades para responder de forma más efectiva a necesidades médicas no cubiertas”
“Desde hace más de 20 años trabajamos para desarrollar medicamentos con nuevos mecanismos de acción, fármacos que se dirijan a la raíz de las enfermedades para responder de forma más efectiva a necesidades médicas no cubiertas” FOTO: Galápagos La Razón

¿Cuáles son los orígenes de Galapagos?

Galapagos fue fundada en 1999 en Bélgica como una joint venture entre las compañías Crucell (anteriormente IntroGene) y Tibotec.

Desde entonces, la empresa ha seguido creciendo, a través de la adquisición de compañías como ProSkelia, hasta llegar a ser la biotecnológica global e innovadora que es actualmente. Después de 20 años centrados en I+D, hemos dado el paso hacia la comercialización de nuestros tratamientos, transformándonos así en una compañía integral.

¿Cuál es la estructura de la empresa?

Somos una compañía biotecnológica global formada por más de 1.000 empleados repartidos en 10 países de Europa, América y Asia. La sede central está en Malinas (Bélgica) y contamos con tres plantas de I+D, dos de ellas en Bélgica y otra en París. Y es que, desde nuestros orígenes, todo nuestro esfuerzo ha girado en torno a la I+D. Hoy en día, un 80% de nuestros compañeros están dedicados a este ámbito: es decir, unas 800 personas trabajan día a día para descubrir y desarrollar nuevas opciones terapéuticas. Esa es la base de todo lo que hacemos.

En cuanto a España, desembarcamos aquí a principios de 2020, fruto de la expansión e internacionalización de la compañía. Somos casi 30 empleados –aunque prevemos más incorporaciones este año– y formamos un equipo muy variado pero con algo en común: la pasión por la ciencia y la ilusión por aportar valor a los pacientes.

¿Qué tipo de fármacos ofrecen al mercado?

Se trata de tratamientos innovadores enfocados especialmente en el área de inflamación. Desde nuestros orígenes hemos trabajado día a día con un objetivo claro: ir más allá en el desarrollo de medicamentos y ofrecer soluciones terapéuticas en aquellas patologías con necesidades médicas no cubiertas como la artritis reumatoide o la colitis ulcerosa.

¿Cómo ha afrontado la empresa esta pandemia?

No hay duda de que llegamos a España en un contexto atípico y complicado, marcado por la COVID-19. Ha sido un año duro para todos, pero a pesar de todas las dificultades, la valoración que hacemos en el terreno profesional es positiva. En enero empezamos dos personas en Galapagos y actualmente ya somos casi 30 personas en el equipo y seguiremos creciendo este año. Por otro lado, la pandemia nos ha hecho buscar nuevas maneras de trabajar y comunicarnos, ya que apenas hemos podido coincidir físicamente. De hecho, la mayoría de las reuniones se han hecho de forma online y muchos compañeros se han incorporado a la compañía telemáticamente.

En definitiva, hemos tratado de ser positivos y adaptarnos a esta situación. La pandemia está siendo un reto para todos y, ahora más que nunca, debemos apostar por la ciencia y la innovación. Con esta premisa, hemos seguido trabajando sin descanso para poder ofrecer tratamiento a esos otros pacientes que también tienen necesidades médicas no cubiertas, como las personas con artritis reumatoide.

¿Qué elementos diferencian a la firma de sus competidores?

Lo que nos hace diferentes es nuestra forma de investigar. Desde hace más de 20 años trabajamos para desarrollar medicamentos con nuevos mecanismos de acción, fármacos que se dirijan a la raíz de las enfermedades para responder de forma más efectiva a necesidades médicas no cubiertas. Para ello, contamos con nuestra innovadora Plataforma de Descubrimiento de Dianas Terapéuticas, punto diferencial de nuestra compañía. Gracias a ese programa, basado en la investigación con células humanas, podemos descubrir aquellas proteínas que juegan un papel clave en el desarrollo de estas enfermedades. Una vez identificadas, trabajamos para desarrollar pequeñas moléculas que potencialmente ralenticen o supriman las proteínas ‘diana’, con el objetivo de abordar directamente la causa de la enfermedad y no sólo sus síntomas.

Esto no siempre es así: otras compañías farmacéuticas trabajan directamente en un best in class (dianas terapéuticas que ya han sido validadas en la fase clínica) y continúan la investigación ya realizada en este tipo de programas, intentando mejorar el trabajo previo. En Galapagos el enfoque es completamente diferente, puesto que nuestro objetivo ha sido siempre ir un paso más allá y ser pioneros a la hora de buscar nuevas dianas terapéuticas.

¿Es posible seguir innovando en un sector como este?

Desde luego, en ciencia siempre es posible. La innovación es la base de nuestro trabajo y sin ella no podríamos ir más allá. Es cierto que nos movemos en un sector complejo, donde se necesitan mucho esfuerzo, años de trabajo y perseverancia, ya que en el terreno de la investigación y la biotecnología siempre hay más fracasos que éxitos, pero en Galapagos nos gusta definirnos como optimistas natos. Nos arriesgamos, nos adaptamos a los cambios y seguimos avanzando sin miedo al fracaso. Esa es la actitud que nos permite seguir esforzándonos por los pacientes y llegar más lejos en la búsqueda de soluciones terapéuticas.

¿Cuál es el foco de la investigación de Galapagos?

Nuestro foco son los pacientes: queremos mejorar sus vidas a través de la ciencia. Para ello, nuestro primer objetivo siempre ha sido conocer y abordar las necesidades médicas no cubiertas hasta ahora para llegar a la raíz de las enfermedades. Siempre nos hemos diferenciado por nuestra manera de entender la investigación ya que incorporamos la visión de los pacientes al desarrollo clínico de nuestros tratamientos desde las primeras fases del proceso. Solo así, entendiendo lo que es realmente importante para ellos, podemos ser pioneros y aportar valor en sus vidas.

Todo este trabajo previo nos guía a la hora de buscar nuevas dianas terapéuticas mediante nuestra Plataforma de Descubrimiento, la piedra angular de nuestra actividad en I+D.

¿Cuáles son los retos de futuro de la compañía?

Nuestro objetivo principal es poner a disposición de los pacientes españoles y de los profesionales sanitarios tratamientos innovadores en patologías en las que sigue existiendo una necesidad médica no cubierta, como la artritis reumatoide o la colitis ulcerosa. Al mismo tiempo, queremos aportar valor al Sistema Nacional de Salud, a través de nuestro trabajo y reforzando nuestra apuesta por la investigación. En este sentido, nuestra Plataforma de Descubrimiento de Dianas Terapéuticas es la palanca que nos permitirá seguir descubriendo nuevas moléculas que completarán nuestro pipeline en los próximos años.

glpg.es - @glpg_ES