Retrasar una cirugía siete semanas después del diagnóstico de covid-19 reduce la mortalidad

El mayor estudio multicéntrico internacional demuestra que los pacientes operados en las seis semanas después de la infección por SARS-CoV-2 tienen más riesgo de muerte posoperatoria

El mayor estudio multicéntrico internacional demuestra que los pacientes operados en las seis semanas después de la infección por SARS-CoV-2 tienen más riesgo de muerte posoperatoria
El mayor estudio multicéntrico internacional demuestra que los pacientes operados en las seis semanas después de la infección por SARS-CoV-2 tienen más riesgo de muerte posoperatoriaJCCM JCCM

Una nueva investigación internacional publicada en la revista Anesthesia concluye que la cirugía debe posponerse siete semanas después de que un paciente haya recibido un diagnóstico positivo por SARS-CoV-2, ya que los datos muestran que la cirugía que se realiza entre 0 y 6 semanas después del positivo se asocia con un aumento de la mortalidad.

Si bien se sabe que la infección por SARS-CoV-2 durante la cirugía aumenta la mortalidad y las guías internacionales recomiendan que la cirugía se demore en los pacientes que dan positivo por covid-19, hay poca evidencia con respecto a la duración óptima del retraso. Este estudio multicéntrico internacional incluyó a 140.231 pacientes (1.674 hospitales, 116 países) que se sometieron a cirugía en octubre de 2020. Los hospitales participantes incluyeron a todos los pacientes que se sometieron a un procedimiento quirúrgico. Los pacientes que se infectaron con SARS-CoV-2 después de la cirugía fueron excluidos del estudio. La medida de resultado primaria fue la muerte posoperatoria a los 30 días. Se utilizó un modelo estadístico para ajustar las variables del paciente, la enfermedad y la operación y calcular las tasas de mortalidad ajustadas a los 30 días para diferentes períodos de tiempo desde el diagnóstico de SARS-CoV-2 hasta la cirugía.

El estudio es de COVIDSurg Collaborative, es decir, una colaboración global de más de 15.000 cirujanos que trabajan juntos para recopilar una variedad de datos sobre la pandemia de COVID-19. Los autores principales de este estudio son el Dr. Dmitri Nepogodiev (Salud Pública) y el Dr. Aneel Bhangu (Cirujano) de la Universidad de Birmingham, Reino Unido. El número de coautores (más de 15.000) hace que este sea el estudio de cirugía colaborativa más grande jamás realizado a nivel mundial.

Detalles del estudio

El tiempo desde el diagnóstico de SARS-CoV-2 hasta la cirugía fue de 0 a 2 semanas en 1.144 (0,8%) pacientes, de 3 a 4 semanas en 461 (0,3%), de 5 a 6 semanas en 327 (0,2%), de 7 semanas o más en 1.205 (0,9%) y 137.590 (97,8%) pacientes no tenían infección por SARS-CoV-2. La mortalidad ajustada a los 30 días en pacientes que no tenían infección por SARS-CoV-2 fue del 1,5%. Esto aumentó en pacientes operados a las 0-2 semanas (4.0%), 3-4 semanas (4.0%) y a las 5-6 semanas (3.6%), pero no a las 7-8 semanas (1.5%) después del positivo en SARS-CoV-2.

Estos hallazgos fueron consistentes en todos los grupos de edad, niveles de condición física del paciente, urgencia (electiva versus emergencia) de la cirugía y grado (menor versus mayor) de la cirugía. Después de un retraso de 7 semanas o más, los pacientes con síntomas de covid-19 en curso (6,0%) tuvieron una mayor mortalidad que los pacientes cuyos síntomas se habían resuelto (2,4%) o que habían estado asintomáticos (1,3%). El Dr. Dmitri Nepogodiev asegura que: “Encontramos que los pacientes operados de 0 a 6 semanas después del diagnóstico de infección por SARS-CoV-2 tienen un mayor riesgo de muerte posoperatoria, al igual que los pacientes con síntomas en curso en el momento de la cirugía. Recomendamos que, siempre que sea posible, la cirugía debería retrasarse durante al menos 7 semanas después de un resultado positivo en la prueba del SARS-CoV-2, o hasta que los síntomas se resuelvan si los pacientes tienen síntomas continuos durante 7 semanas o más después del diagnóstico “.

En este sentido, el Dr. Aneel Bhangu añade que “las decisiones relativas a retrasar la cirugía deben adaptarse a cada paciente, ya que las posibles ventajas de retrasar la cirugía durante al menos 7 semanas después del diagnóstico de SARS-CoV-2 deben sopesarse con los posibles riesgos de retraso. Para algunas cirugías urgentes , por ejemplo, para los tumores avanzados, los cirujanos y los pacientes pueden decidir que los riesgos de retraso no están justificados“.