“Ante las vacunas es bueno tener una dieta que nos refuerce el sistema inmune”

Entrevista al doctor Domingo Carrera, especialista en Nutrición del Centro Médico-Quirúrgico de Enfermedades Digestivas

Médico especialista en nutrición del centro médico-quirúrgico de enfermedades digestivas
Médico especialista en nutrición del centro médico-quirúrgico de enfermedades digestivas

• ¿Se pueden reducir los efectos secundarios de las vacunas del COVID con una dieta determinada?

Para reducir los efectos de las vacunas podemos tener una alimentación que nos refuerce y fortalezca el sistema inmune, ya que al principio la vacuna nos va a bajar un poco las defensas. De esta forma, una alimentación rica en frutas y verduras es adecuada, ya que debemos consumir altas dosis de vitamina C (cítricos, kiwi, fresa, tomate, brócoli, espinaca, frutos rojos, etc.), vitamina E (huevos, aceite de oliva o girasol, semillas, nueces y almendras, etc.) y vitamina D (lácteos, hígado, pescado azul, mariscos, hongos, etc.); así como alimentos ricos en ácidos grasos insaturados Omega 3 (pescado azul, salmón, trucha, frutos secos, semillas, aceite de oliva, soja y girasol). Respecto a la prevención de los posibles trombos que se atribuyen a alguna vacuna es bueno comer ajo, cebolla, jengibre, cúrcuma, alimentos con omega 3, agua, granada y vino tinto en pequeña cantidad.

• ¿Entonces deberían incluirse todos esos alimentos antes de la vacunación?

Sería muy conveniente.

• ¿Y después?

Es bueno continuar con estos alimentos después en buenas cantidades, al menos por 15 dias, salvo el vino tinto que puede ser una copa diaria máximo.

• En realidad, lo que nos está recomendando a través de todas esas frutas y vegetales crudos y el aumento de proteínas y fibra es una potenciación de las defensas del organismo ¿no?

Sí, se trata de potenciar las defensas para que no bajen tanto con el efecto inmediato de la vacuna. Pueden ser proteínas sin grasa saturada como pollo, pavo, pescado, huevo y lácteos desnatados. Además, vegetales y frutas en crudo en buena cantidad para mantener la totalidad de las vitaminas y la fibra con efecto prebiótico.

• He leído que algunos alimentos como el brócoli y todas las crucíferas: col, coliflor, coles de Bruselas, además de las uvas, fresas, setas, ajos y algunos frutos secos no deben faltar.

Efectivamente, todas las crucíferas y las frutas rojas, setas, ajo y frutos secos son alimentos muy ricos en vitaminas y antioxidantes que van a potenciar nuestras defensas, además del efecto antitrombótico.

• ¿Qué hay de los caldos? ¿También son recomendables sobre todo después de la vacunación para reconfortar?

Caldos de pescado y de verduras naturales van a reconfortar y aportar buena parte de las vitaminas y ácidos omega que están en las verduras y pescados, que al cocerlos no se pierden todas sus propiedades, que se quedan en el caldo.

• En cuanto a las frutas, ¿aunque todas son recomendables están especialmente indicadas aquellas que contienen más vitamina C?

Sí, la vitamina C es la vitamina que más refuerza el sistema inmune. Entonces los cítricos tienen mucha cabida al ser ricos en vitamina C, sobre todo, el pomelo y la naranja.

• ¿Destaca alguna sobre las demás?

El melón cantalup es una de las frutas que más vitamina C tiene. También destaca el kiwi, mango, papaya, piña, fresas, frambuesas moras, arándanos y sandía.

• También los lácteos, sobre todo, el yogur, tienen incidencia sobre el sistema inmunológico ¿no?

El yogurt es un gran probiótico natural y, además, de contener Vitamina D, refuerza y equilibra la flora bacteriana intestinal, que está muy involucrada en mantener el sistema inmune muy eficiente.

• ¿Y por qué son especialmente recomendables las verduras de hoja verde?

Porque son vegetales muy ricos en vitaminas A, B, C, E, K, ácido fólico, fibra, magnesio, manganeso, hierro, potasio y zinc. Esto hace que sean alimentos que potencian el sistema inmune, producen regeneración celular, son grandes depurativos en hígado y riñón y favorecen la eliminación de toxinas y desechos (no olvidemos que la vacuna hace que el sistema inmune mate los virus y luego el cuerpo los elimine por la orina y la deposición).

• Naturalmente habrá que reducir la ingesta de carnes rojas por su toxicidad y evitar ayunar, para no forzar al organismo ¿no?

Efectivamente, la carne roja puede tener un efecto contraproducente por sus toxinas y sus grasas saturadas. El ayuno no está recomendado al deprimir más el sistema inmune.

• Y si vamos a tomar algún otro fármaco antes o después de la vacuna ¿cómo tenemos que proteger nuestro estómago?

Debemos tomarlo con las comidas y hacer comidas bajas en grasa y azúcares. El aloe vera es un gran protector del estómago y los lácteos desnatados también, pero si el fármaco es muy agresivo para el estómago deberemos tomar un protector gástrico previamente, como puede ser omeprazol.

• También se recomienda beber mucho agua, ¿por qué?

Para que orinemos y, así, eliminemos los virus muertos y las toxinas de los virus y los medicamentos. Además, también una gran cantidad de agua facilitará que la sangre fluya y podría prevenir la aparición de trombos.

• ¿Y evitar el alcohol, a excepción de esa copa de vino tinto que ha mencionado antes?

Tan sólo cabe una copa de vino tinto al día, pero no más, y no alcoholes de más graduación. Van a deshidratarnos y deprimir el sistema inmune.