Los pacientes hospitalizados con Covid-19 tienen un pequeño riesgo de insuficiencia cardíaca

Los investigadores detectaron pacientes que desarrollaron esta patología pese a no tener factores de riesgo

Profesionales sanitarios en el Hospital Monte Sinaí, en Nueva York
Profesionales sanitarios en el Hospital Monte Sinaí, en Nueva YorkMary Altaffer

Los pacientes hospitalizados con Covid-19 pueden correr el riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca incluso aunque no tengan antecedentes de enfermedad cardíaca o factores de riesgo cardiovascular, según un nuevo estudio del Hospital Mount Sinai de Nueva York, publicado en “Journal of the American College of Cardiology”.

Los investigadores reconocen que si bien estos casos son raros, los médicos deben ser conscientes de esta posible complicación. “Este es uno de los estudios más grandes hasta la fecha para detectar específicamente casos de nuevos diagnósticos de insuficiencia cardíaca entre pacientes hospitalizados con Covid-19. Si bien es poco común, el hallazgo de una nueva insuficiencia cardíaca fue más común entre pacientes con factores de riesgo o enfermedades cardiovasculares preexistentes. Pero hubo individuos que desarrollaron nueva insuficiencia cardíaca sin factores de riesgo o enfermedad”, explica el investigador principal del estudio Anu Lala, director de Investigación de Insuficiencia Cardíaca en la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai.

Por eso, “necesitamos aprender más sobre cómo el SARS-CoV-2 puede afectar directamente el sistema cardiovascular y precipitar una nueva insuficiencia cardíaca, ya sea un efecto indirecto de una enfermedad crítica o una invasión viral directa “, añade.

El equipo de investigadores examinó los registros médicos de 6.439 pacientes adultos admitidos y confirmados con Covid-19 entre el 27 de febrero y el 26 de junio de 2020, en los hospitales del Sistema de Salud Mount Sinai. La media de edad fue de 64 años. De todos ellos, los investigadores encontraron 37 pacientes (0,6 por ciento) sin antecedentes de insuficiencia cardíaca que desarrollaron nuevos casos de insuficiencia cardíaca durante su hospitalización por Covid-19.

De esos nuevos pacientes con insuficiencia cardíaca, ocho de ellos (22%) no tenían enfermedad cardiovascular previa o factores de riesgo, mientras que 14 tenían antecedentes de enfermedad cardíaca y 15 no tenían enfermedad cardíaca pero al menos un factor de riesgo para ella.

Los ocho pacientes sin antecedentes previos eran más jóvenes con una edad promedio de 43 años, en su mayoría varones, y tenían un índice de masa corporal más bajo y menos comorbilidades como enfermedades respiratorias o renales. Estos ocho pacientes también tuvieron más casos de shock cardiogénico, una afección potencialmente mortal en la que el corazón de repente no puede bombear suficiente sangre al cuerpo.

Los pacientes que tenían antecedentes o factores de riesgo de enfermedad cardíaca tenían, en promedio, 73 años.

Todos los pacientes que desarrollaron una nueva insuficiencia cardíaca estuvieron en el hospital durante un período de tiempo similar, siete días en promedio, y las tasas de supervivencia fueron similares entre ambos grupos.

“Comprender los mecanismos específicos sobre cómo el Covid-19 puede precipitar una nueva insuficiencia cardíaca debería ser el foco del trabajo futuro”, afirma el primer autor del estudio Jesús Álvarez García, becario postdoctoral en insuficiencia cardíaca avanzada y trasplante en Icahn Mount Sinai.

En el futuro, también necesitamos monitorear a los pacientes después de la hospitalización por Covid-19 para detectar signos y síntomas de insuficiencia cardíaca, según los estudios que demuestran fibrosis en el miocardio en la resonancia magnética después de la infección. Aún necesitamos comprender los mecanismos subyacentes de la lesión relacionada con la infección con SARS-CoV-2. Se ha vuelto obvio que la pandemia y sus secuelas estarán con nosotros durante algún tiempo, por lo que es crucial dedicar energía a comprender mejor su impacto en el sistema cardiovascular, particularmente en lo que se refiere a la precipitación de insuficiencia cardíaca. “, dice el Dr. Lala.

“También será importante monitorear si los pacientes desarrollan insuficiencia cardíaca más adelante y, de manera más general, cómo se ve afectado el sistema cardiovascular después de la recuperación del COVID-19”.

Este estudio es una extensión de la investigación anterior de Mount Sinai que encontró que los pacientes con antecedentes de insuficiencia cardíaca y hospitalizados con Covid-19 tenían más probabilidades de experimentar una hospitalización más prolongada, casi tres veces más riesgo de intubación y ventilación mecánica, y el doble de riesgo de muerte, en comparación con aquellos sin antecedentes de insuficiencia cardíaca.