Los hábitos de la pandemia podrían elevar en un 11% la miopía en niños

El aumento de uso de pantallas y la reducción de juegos al aire libre, responsables de este incremento

El coronavirus y el "salto a otra dimensión" en la educación en Ecuador
El incremento de actividades en visión próxima multiplican por tres las probabilidades de que aumente la miopía en menores FOTO: Elías L. Benarroch EFE

Los nuevos hábitos de vida derivados de la pandemia, como el aumento del uso de pantallas digitales o la reducción de juegos al aire libre de niños y adolescentes, podrían derivar en un incremento de más de un 11% de la miopía infantil-juvenil, según se extrae de los resultados de diversos estudios realizados en China durante 2020. La tasa de miopía entre los estudiantes chinos de escuelas primarias y secundarias aumentó un 11,7% en los primeros seis meses de 2020, según fuentes del Ministerio de Educación de este país.

Y es que, según este informe, el estado refractivo de los niños más pequeños puede ser más sensible a los cambios ambientales que el de los de mayor edad. «La disminución de horas al aire libre y el incremento de actividades en visión próxima multiplican por tres las probabilidades de que aumente la miopía en menores», asegura Laura Batres, doctora en Optometría y profesora asociada en la Universidad Complutense de Madrid (UCM).

Algo que corrobora Rafael Bella Gala, optometrista, investigador en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid y profesor asociado de la UCM, quien asegura que los estudios actuales destacan el drástico aumento en el uso de dispositivos digitales desde el inicio del confinamiento debido a la Covid-19 y, junto a ellos, el progresivo deterioro de la salud visual en todos los grupos de edad: «Nos debemos concienciar sobre la prevención de la fatiga visual digital y se deben explorar medidas para reducir al mínimo estos efectos adversos».

Soluciones

Aunque el corto espacio de tiempo pasado desde el inicio de la pandemia no permite obtener datos más concluyentes, expertos nacionales e internacionales alertan sobre la importancia de tomar medidas para controlar estos casos y mitigar el impacto colateral a largo plazo que la Covid-19 puede tener en la miopía.

Como herramienta innovadora de corrección de este problema visual en niños están las primeras lentes para gafas que frenan la miopía infantil. Se trata de una lente desarrollada por la Universidad Politécnica de Hong Kong y la compañía nipona Hoya para el control de la miopía, segura y fácil de utilizar, que ha demostrado una reducción promedio de la progresión de la miopía del 60%.

Se trata de un método no invasivo, muy adecuado para niños, tal y como muestran los resultados de un estudio clínico de dos años con 160 niños de entre ocho y 13 años, publicado en el «British Journal of Opthtalmology». Hasta ahora, entre las soluciones existentes en el mercado con alto grado de eficacia no estaban incluidas las gafas.