Ley de Seguridad Soviética

Habremos pasado de vivir en democracia a sucumbir ante un estado sovietizado que atropella a los ciudadanos

Dos furgonetas de la Unidad de Preveción-Reacción de la Policía Nacional, en la Praza do Ferro, en un control policial para evitar botellones y aglomeraciones
Dos furgonetas de la Unidad de Preveción-Reacción de la Policía Nacional, en la Praza do Ferro, en un control policial para evitar botellones y aglomeracionesRosa Veiga Europa Press

El Gobierno lleva año y medio sin hacer lo que debe con relación a la cacareada ley de pandemias, reclamada por las autonomías para no tener que aplicar constantemente un Estado de Alarma que tiene visos de inconstitucionalidad tal y como ha sido planteado.

Pasan los meses y Sánchez no hace nada al respecto, de manera que seguimos sin un instrumento legal adecuado. En su lugar nos anuncian una Ley de Seguridad Nacional que, de aplicarse algún día, socavará nuestros derechos, desde las libertades públicas hasta la propiedad o la transparencia. Si no fuera por lo vivido este año y medio, pensaríamos que se trata de una ley para no aplicarla nunca jamás. Ahora ya sabemos que sí se aplicará. Cuando suceda, habremos pasado de vivir en democracia a sucumbir ante un estado sovietizado que atropella a los ciudadanos, requisa sus bienes, suprime libertades y contrata a dedo con impunidad.