Sociedad

¿Cómo evitar un contagio en los encuentros sociales de diciembre?

Relajarse ahora resultaría un error a las puertas de la Navidad

Ambiente en las Ramblas de Barcelona
Ambiente en las Ramblas de Barcelona FOTO: Enric Fontcuberta EFE

Después de casi dos años conviviendo con el SARS-CoV-2, nos enfrentamos a la segunda temporada navideña y esta época no puede ser sinónimo de relajación frente al virus. La entrada en escena de la nueva variante Ómicron estos últimos días ha demostrado que la pandemia todavía no ha cesado. A pesar de que en España el nivel de vacunación resulta muy alto, lo cierto es que aún es imprescindible mantener las medidas preventivas y no bajar la guardia, más si cabe durante las fiestas navideñas, para reducir el impacto de un virus que sigue marcando de lleno nuestra vida cotidiana pese a su control asistencial.

Relajarse ahora resultaría un error que no podemos permitirnos. En pleno invierno, y justo cuando llega la Navidad, se multiplican los actos sociales, las reuniones familiares y los eventos multitudinarios. Por eso, precisamente para no tener que renunciar a todo ello, es imprescindible ser prudentes y no relajarse frente a la Covid-19. Bajo esa premisa reza la campaña de concienciación impulsada por la Comunidad de Madrid que estará activada durante tres semanas y que cuenta con tres mensajes clave: animar a la población a vacunarse frente al virus, usar la mascarilla en espacios públicos cerrados y en reuniones con no convivientes y, por último, ventilar antes, durante y después de las visitas en domicilios o reuniones, así como en encuentros públicos.

«Es fundamental que la población no se relaje, no baje la guardia para que no perdamos lo que hemos logrado en los últimos meses, la reducción y estabilidad de la epidemia y su control asistencial. Hay que mantener las medidas básicas para cortar la cadena de transmisión del coronavirus y que podamos avanzar en la reducción progresiva de la incidencia de la Covid-19, acompañada por el proceso de vacunación de la población», incide Enrique Ruiz Escudero, consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid.

Prudencia

Con el frío propio de diciembre y con la cercanía de la Navidad, durante estos días se multiplican las reuniones en domicilios, las visitas a familiares, las compras en comercios y también el ocio nocturno. Son formas de recuperar la «normalidad» que hemos perdido durante los últimos meses pero que, sin embargo, deben realizarse, todavía, con muchísima responsabilidad, es decir, con prudencia y sensatez.

El reto de enfrentarnos a la Navidad y convivir de la mejor manera posible con el virus pasa por poner en práctica algunas consignas básicas. La primera de ellas es la vacunación, tanto para quienes todavía no tienen ningún pinchazo como para aquellos que necesitan una dosis de refuerzo. Así, los mayores de 60 años y los vacunados con Janssen ya pueden pedir su cita a través de la aplicación de autocita disponible desde la Tarjeta Sanitaria Virtual, en la web www.comunidad.madrid/servicios/salud/vacunacion-frente-coronavirus-comunidad-madrid o en cualquiera de los centros habilitados. Por su parte, los menores de esa edad pueden solicitar la autocita para la primera o segunda dosis en cualquiera de los puntos de vacunación habilitado por la Comunidad de Madrid.

Estar vacunados es la mejor estrategia para mantener a raya el SARS-CoV-2. Sin embargo debe combinarse con otras medidas. Es el caso del uso de la mascarilla, que debe mantenerse en los espacios cerrados y en exteriores en los que haya aglomeraciones. Además, resulta imprescindible mantener una buena ventilación, tanto en los hogares como en los centros públicos, ya que así se garantiza el flujo de aire y se evita la acumulación de virus.

Y como ya bien sabemos, siempre que sea posible, es aconsejable mantener la distancia de seguridad, realizar el lavado frecuente de manos y, si una persona tiene síntomas compatibles con la Covid-19, debe limitar las salidas del domicilio, aislarse de otros convivientes y comunicarlo a su servicio sanitario.