Fabián León: «Me gusta mezclar las sobras con algún ingrediente nuevo»

Fabián Leon, foodhacker, gastro-emprendedor y finalista de MasterChef, es autor de «No me tires: El libro que evitará que desperdicies comida»

Fabian León
Fabian León FOTO: La Razón La Razón

¿Qué es el trash cooking? El trashcooking es lo que yo llamo en español «Cocina Aprovecher», en la que aprovechamos todo lo que compramos para evitar el desperdicio alimentario, desde las pieles de las verduras hasta las sobras del pan duro. Una nueva forma de cocinar y respetar el medio ambiente que, en parte, se lleva usando desde hace cientos de años por nuestros antepasados.

¿Cuánta comida se desperdicia en los países ricos?

Mucha. Hablamos de que solo en la UE se generan 89 millones de toneladas de desperdicio al año. Una barbaridad en la que los españoles también desperdiciamos mucho, hasta un 42% de los alimentos en los hogares son desperdiciados.

¿Y cómo podemos hacer para aprovecharlos más? ¿cuáles son las reglas a seguir?

Existen muchas formas de evitar el desperdicio alimentario, a la vez que ahorramos en la compra y tiempo en casa. Una de las mejores es organizarse en casa, haciendo menús semanales, comprando sin hambre o sabiendo lo que tenemos en casa a través de un inventario antes de comprar. En el Club Que Aproveche enseñamos a la gente a poder optimizar al máximo su presupuesto y su forma de cocinar y organizarse. Algunas ideas que pueden aplicar: el cajón aprovecher.

Pero, por ejemplo, ¿las fechas de caducidad siempre hay que seguirlas a rajatabla?

Precisamente sé que ya están luchando para paliar este problema, en el que las fechas de caducidad en algunos productos, como los yogures, generan un grave problema, pues siguen siendo aptos para el consumo pasada la fecha indicada. De esa problemática surge la solución de la fecha de consumo preferente, en la que puedes tener más seguridad a la hora de consumirlo pasada la fecha.

¿Y tienen el mismo valor nutricional las sobras de los alimentos, es decir los alimentos que reutilizamos en un nuevo plato, que los propios alimentos utilizados por primera vez? Por supuesto, dependerá mucho de las sobras y de cuánto las cocinemos. En mi caso todas las sobras que propongo en mis redes sociales, o en mi libro No Me Tires, tienen propiedades muy similares a los platos originales. Un arroz de hoy en la comida estará igualmente rico para cenar.

¿De todos los plantos que se pueden hacer con las sobras, hay algunos más recomendables que otros?

El objetivo es aprovechar al máximo todos nuestros alimentos, independientemente de la receta que utilicemos. Hay recetas que yo llamo LimpiaNeveras porque son muy versátiles para incorporar sobras o restos sueltos que tengamos en la nevera: arroces salteados, quiches, pastas, cremas o revueltos serían algunas de ellas.

¿Y qué precauciones hay que tener al utilizar las sobras? Siempre me gusta mezclar sobras anteriores con algún ingrediente nuevo que le dé frescor. Una hierba aromática o un cítrico podrían valer. Parecerá que comemos algo completamente diferente a la vez que aprovechamos todo. Es importante a nivel de seguridad alimentaria utilizar la regla del mira, huele, prueba, en la que utilicemos nuestros sentidos para determinar si un ingrediente está en buen o mal estado.

¿Y este aprovechamiento de los alimentos, además de a nuestros bolsillos, beneficia al planeta? Por supuesto. Cuando pensamos en el desperdicio de alimentos no sólo tenemos que pensar en el alimento en sí, si no en la cantidad de esfuerzo dedicado a producir ese alimento. Los árboles talados para tener ese campo, los litros de agua gastados para producirlo, la cantidad de CO2 emitido para poder transportarlo y empaquetarlo... La huella ecológica que deja una manzana para que luego la desperdiciemos es tan escandalosa que nos debería avergonzar tirarla a la basura.