Sociedad

Confirman por primera vez el vínculo genético del alzhéimer con los trastornos intestinales

Este hallazgo, publicado en la revista «Communications Biology», abre la puerta a nuevas herramientas que faciliten un diagnóstico precoz

El 35% de los casos de alzhéimer se pueden atribuir a nueve factores de riesgo modificables
El 35% de los casos de alzhéimer se pueden atribuir a nueve factores de riesgo modificables FOTO: CENTRO DE NEUROLOGÍA AVANZADO (CNA). CENTRO DE NEUROLOGÍA AVANZADO (C

La enfermedad de Alzheimer afecta actualmente a unas 800.000 personas en nuestro país y cada año se diagnostican en España unos 40.000 nuevos casos de esta patología neurodegenerativa. Tal y como advierte la Sociedad Española de Neurología (SEN), el 35% de los casos de alzhéimer se pueden atribuir a nueve factores de riesgo modificables: diabetes, hipertensión arterial, obesidad, tabaquismo, sedentarismo, depresión, inactividad cognitiva, hipoacusia y aislamiento social, hasta el punto de que estos factores podrían potencialmente prevenir entre 1 y 3 millones de casos de alzhéimer en el mundo.

A ello se suma ahora otro factor a tener en cuenta y es que un estudio de la Universidad Edith Cowan (Australia) ha confirmado la relación genética entre los trastornos intestinales y la enfermedad de Alzheimer, lo que podría conducir a una detección más temprana y a nuevos tratamientos potenciales.

Los especialistas han demostrado en numerosas ocasiones que el alzhéimer destruye la memoria y la capacidad de pensar y es la forma más frecuente de demencia. Hasta ahora, no tiene tratamientos curativos conocidos y se espera que afecte a más de 82 millones de personas en todo el mundo en 2030.

Estudios observacionales anteriores han sugerido una relación entre el Alzheimer y los trastornos del tracto gastrointestinal, pero lo que subyace a estas relaciones no estaba claro, hasta ahora. Este trabajo, publicado en la revista científica «Communications Biology», ha aportado ahora nuevos conocimientos sobre estas relaciones al confirmar un vínculo genético entre el Alzheimer y múltiples trastornos intestinales.

En concreto, el estudio analizó grandes conjuntos de datos genéticos de personas con alzhéimer y de varios estudios sobre trastornos intestinales, cada uno de ellos con unas 400.000 pacientes. Después de analizar todos estos datos, el director de la investigación, Emmanuel Adewuyi, ha asegurado que se trata de la primera evaluación exhaustiva de la relación genética entre el Alzhéimer y los múltiples trastornos intestinales.

El equipo descubrió que las personas con Alzheimer y trastornos intestinales tienen genes en común, lo cual es importante por muchas razones. «El estudio aporta una nueva visión de la genética que subyace a la coexistencia observada de el alzhéimer y los trastornos intestinales. Esto mejora nuestra comprensión de las causas de estas afecciones e identifica nuevos objetivos a investigar para detectar potencialmente la enfermedad de forma más temprana y desarrollar nuevos tratamientos para ambos tipos de afecciones», ha detallado el doctor Adewuyi.

Aunque el estudio no concluye que los trastornos intestinales causen el alzhéimer o viceversa, los resultados son enormemente valiosos. Estos resultados aportan más pruebas para apoyar el concepto del eje «intestino-cerebro», un vínculo bidireccional entre los centros cognitivos y emocionales del cerebro y el funcionamiento de los intestinos.

¿Es el colesterol la llave?

Cuando los investigadores realizaron un análisis más profundo de la genética compartida, descubrieron otros vínculos importantes entre el alzhéimer y los trastornos intestinales, como el papel que puede desempeñar el colesterol. Los niveles anormales de colesterol han demostrado ser un riesgo tanto para la enfermedad de Alzheimer como para los trastornos intestinales. «El estudio de las características genéticas y biológicas comunes a el alzhéimer y a estos trastornos intestinales sugiere que el metabolismo de los lípidos, el sistema inmunitario y los medicamentos para reducir el colesterol desempeñan un papel importante», detalla Adewuyi.

Aunque hay que seguir estudiando los mecanismos comunes a ambas enfermedades, hay pruebas de que el colesterol elevado puede llegar al sistema nervioso central y provocar un metabolismo anormal del colesterol en el cerebro. «También hay pruebas que sugieren que los lípidos sanguíneos anormales pueden ser causados o empeorados por las bacterias intestinales (‘H. pylori’), lo que apoya el papel potencial de los lípidos anormales en el alzhéimer y los trastornos intestinales. Por ejemplo, el colesterol elevado en el cerebro se ha relacionado con la degeneración cerebral y el posterior deterioro cognitivo», concluye Adewuyi.