Salud

Golpe al cáncer de pulmón: el ejercicio reduce el riesgo de mortalidad un 60% en un año

Una nueva investigación afirma que incluso pequeñas cantidades de actividad física podrían ser valiosas en las fases avanzadas del cáncer de pulmón

Cáncer de pulmón
Cáncer de pulmónlarazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@1ca0c1f9

El cáncer de pulmón mata cada año a más personas en todo el mundo que cualquier otro tipo de cáncer. Es el más letal en España y la causa más frecuente de cáncer en nuestro país, según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). Además, su mortalidad aumenta.

En concreto, los expertos del Grupo Español de Cáncer de Pulmón (GECP) alertaron de manera reciente de que en 2022 se incrementaron 2,4% las muertes ocasionadas por este tumor, un incremento "preocupante" que se puede observar tanto en hombres como en mujeres.

Avanzar en prevención y tratamiento es vital. Pero también resulta necesario potenciar otros tipos de abordaje terapéutico, como el ejercicio físico o el deporte. Así lo pone de relieve una nueva investigación dirigida por la Universidad de Curtin, en Australia, que ha descubierto que menos de cinco minutos de actividad física diaria podrían prolongar la vida de las personas que padecen formas inoperables de cáncer de pulmón.

Para demostrarlo, el equipo de la Curtin School of Allied Health y otras organizaciones de investigación midió la actividad diaria de 89 personas con cáncer de pulmón inoperable desde el momento de su diagnóstico. A continuación, compararon las tasas de mortalidad al cabo de 12 meses entre quienes realizaban una actividad física más moderada o vigorosa (como caminar) y quienes eran más inactivos, y obtuvieron resultados significativos.

Las personas que realizaban más de 4,6 minutos al día de actividad física de moderada a intensa tenían un riesgo de mortalidad un 60% menor al cabo de un año que el grupo menos activo. El profesor Vin Cavalheri, director del estudio y antiguo becario postdoctoral del Cancer Council WA, afirmó que esto podría ser importante para tratar a las personas con cáncer de pulmón inoperable, sobre todo en una fase temprana.

"Anteriormente, habíamos demostrado que las personas con cáncer de pulmón inoperable eran muy sedentarias y dedicaban un tiempo mínimo a la actividad física moderada o vigorosa antes del inicio del tratamiento", afirmó. "Estos nuevos hallazgos indican que los profesionales sanitarios deberían investigar los niveles de actividad física de una persona en el tratamiento precoz del cáncer de pulmón inoperable", destaca.

"Necesitamos apoyo para que las personas con cáncer de pulmón participen en actividades físicas"

"También debemos evaluar qué se puede hacer para animar a las personas con cáncer de pulmón inoperable a hacer más ejercicio, ya que el 24% de los participantes en el estudio realizaban menos de un minuto al día de actividad física de moderada a intensa", reclama.

El profesor asociado Cavalheri afirmó que es importante adaptar cualquier actividad física o régimen de ejercicio a cada individuo, en lugar de centrarse en un conjunto de directrices que algunas personas pueden considerar inalcanzables. "Este planteamiento respeta la complejidad inherente a la experiencia del individuo y fomenta el desarrollo de estrategias que sean factibles y sostenibles, aumentando así la probabilidad de que adopten con éxito la actividad física como componente integral de sus vidas", afirmó.

"Necesitamos un marco de apoyo que permita a las personas a las que se les acaba de diagnosticar un cáncer de pulmón inoperable participar en actividades físicas en función de sus circunstancias y objetivos únicos", añade. Aunque a menudo se considera que el reposo en cama es la mejor opción cuando se está enfermo, el profesor adjunto Cavalheri subraya que el nuevo estudio forma parte de las crecientes pruebas de que mantenerse activo es beneficioso incluso cuando se padecen enfermedades graves como el cáncer.

"La asociación entre mayores niveles de actividad física y menor mortalidad corrobora los resultados de estudios anteriores en la población adulta general y en personas diagnosticadas de cáncer colorrectal, cáncer de mama, cáncer de próstata y enfermedad pulmonar obstructiva crónica", afirmó. "Si se confirma esta asociación, se justifica la realización de ensayos controlados aleatorios en personas con cáncer de pulmón inoperable, con intervenciones diseñadas para mejorar los niveles de actividad física".

El estudio se publicó en la revista Journal of Clinical Medicine.