Armas de aire comprimido. Entrena tu puntería

Las carabinas de aire comprimido suelen ser la primera arma del futuro cazador. Son ligeras, fiables y suponen una práctica inmejorable para afinar la puntería.

Si preguntamos a padres y abuelos por estas armas nos podrán contar cientos de historias sobre como con una escopetilla de balines cazaban gorriones y palomas en su infancia. Actualmente está prohibido el uso de estas armas para practicar la caza, pero ayuda a afinar la puntería y en épocas de veda ayudan a matar el gusanillo del cazador.

Una persona a la que le gustan las motos comienza poco a poco, primero montando en bicicleta hasta que adquiere su primera scooter y después va ascendiendo hasta que acaba conduciendo una moto de gran cilindrada. Del mismo modo, un cazador empezará practicando el tiro con una carabina de aire comprimido antes de hacerse con su primera escopeta para finalmente llegar a tener un rifle.

¿En qué consisten estas armas y cómo funcionan?

Las armas de aire comprimido deben su nombre a que son armas que utilizan como fuerza impulsora del proyectil la originada por la expansión de un gas comprimido. El gas puede comprimirse a través de un muelle, con un émbolo o bien con pequeñas botellas que contienen ya el aire presurizado y que se activan en cada disparo.

Según el Reglamento de Armas que rige en España las armas de aire comprimido pertenecen a la 4ª categoría y no pueden superar los 24 julios de potencia. Según el artículo 54.3 de este Reglamento: Las armas de la categoría 4 se podrán adquirir y tener en el propio domicilio, sin otro trámite que la declaración de la venta, la clase de armas y los datos de identidad del adquirente al Alcalde del municipio de la residencia de éste y a la Intervención de Armas de la Guardia Civil.

De este modo podemos adquirirlas libremente en establecimientos autorizados y podremos practicar con ellas en nuestro propio domicilio o en un lugar especialmente dedicado para estas actividades como las galerías de tiro.

Actualmente existen muchas marcas dedicadas a la fabricación de estas armas y una infinidad de modelos distintos entre los que poder elegir. España está a la cabeza y vanguardia en la fabricación y comercialización de este tipo de armas y marcas como Gamo, Norica o Cometa son ejemplos de este buen hacer comercializando armas de aire comprimido y sus accesorios por todo el mundo.

¿Carabina o pistola?

Las pistolas son más pequeñas, ligeras y manejables, pero por el contrario el hacer puntería es más difícil y la carga de aire comprimido suele ser a través de botellas de gas lo que nos da menos potencia que los otros métodos de compresión de aire.

Las carabinas, aunque son más pesadas y voluminosas, proporcionan un agarre óptimo y se puede hacer puntería mucho más fácilmente que con las armas cortas. Además, podremos acoplar miras de distintos aumentos y practicar así con un equipo muy completo.

La compresión del aire dentro de la carabina se producía por la compresión de un muelle en la carga de cada disparo de forma manual de modo que cuando se aprieta el gatillo el muelle libera la energía almacenada y produce el disparo del balín alojado en el cañón. Actualmente este muelle ya está siendo reemplazado por un émbolo que es el que comprime el gas lo que permite que el tirador tenga más velocidad terminal, menos vibración, potencia más constante y un esfuerzo de armado constante y suave. La vida del arma en condiciones óptimas es además mayor que con el antiguo sistema de muelle.

Actualmente las mejoras son constantes y podemos ver elementos de puntería con fibra óptica, gatillos ajustables con distintas presiones, bocas de cañón que silencian los disparos, etc. Es una industria en constante evolución y lo demuestran año tras año con sus innovaciones.

Tipos de calibres y balines

Existen tres calibres principalmente: 4,5 y 5,5 y 6.35mm.

La diferencia entre ellos es el tamaño y peso. A mayor calibre, mayor peso del mismo y por lo tanto menor velocidad y menor precisión.

Calibre 4,5 mm: La ventaja de este calibre es que goza de una mayor trayectoria efectiva de disparo para hacer tiro de precisión. Su ligereza hace que cubra distancias mayores sin tener una gran caída por efecto de la gravedad. Al ser el calibre más usado dispone de infinidad de tipos de balines para elegir variando su forma y peso y adaptándose para cualquier modalidad y distancia de tiro que queramos practicar. Además, suelen ser más baratos que los calibres superiores. Con una potencia de 24 julios tendremos una velocidad de salida del balín de unos 385 metros por segundo (¡superior a la velocidad del sonido!).

Calibre 5,5mm: El balín del calibre 5.5mm tiene un impacto sobre el objetivo más fuerte ya que transmite más energía en el impacto que el calibre 4.5mm. Necesitaremos de carabinas potentes para que este calibre nos ofrezca una línea de tiro precisa, pero tiene una caída mayor que el calibre 4,5mm. Con una potencia de 24 julios tendremos una velocidad de salida del balín de unos 285 metros por segundo.

Calibre 6,35mm: Este calibre es el menos usado debido a su peso y baja velocidad de salida del cañón de la carabina. Con una carabina de igual potencia la velocidad de salida es mucho más baja en este calibre que en los anteriores y tiene una caída más exagerada. Este calibre no es un aliado de la precisión. Con una potencia de 24 julios tendremos una velocidad de salida del balín de unos 240 metros por segundo.