La CE pide a los Estados medidas urgentes contra el coronavirus ya que es “la última oportunidad”

Advierte de que hay países con mayor número de casos que en el pico de marzo

Bruselas no tiene competencias en materia de salud, pero eso no implica que ante situaciones de emergencia no intente ejercer de altavoz y pepito grillo. Desde el mes de agosto, los contagios de coronavirus se están incrementando peligrosamente tanto en la Unión Europea como en Reino Unido y la Comisión Europea quiere alertar de que las próximas semanas que se avecinan son críticas. “No podemos bajar la guardia. Con algunos países experimentando un mayor número de casos que durante el pico de marzo, está muy claro que esta crisis no ha quedado atrás. Estamos en un momento decisivo y todo tenemos que actuar con decisión y utilizar las herramientas de las que disponemos. Esto significa que todos los Estados miembros deben estar preparados para implementar medidas de control de inmediato a la primera señal de posibles nuevos brotes”, aseguró ayer la comisaria de Sanidad Stela Kyriakides en rueda de prensa. La comisaria chipriota no señala a países en concreto, pero advirtió de que “ésta podría ser nuestra última oportunidad para evitar que se repita lo que pasó la primavera pasada”.

Por su parte , la directora del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades, Andrea Ammon, consideró que estamos ante “un aumento preocupante en el número de casos”, lo que revela que “la pandemia está lejos de terminar y no debemos bajar la guardia”. En el último informe de esta agencia europea presentado ayer, siete países del club comunitario (España, Rumanía, Bulgaria, Croacia, Hungría, República Checa y Malta) muestran “una proporción más elevada de casos graves y hospitalizaciones”, con un alza de la tasa de mortalidad “constatada”. En una entrevista con LA RAZÓN publicada este pasado lunes, Ammon instaba a proteger a los mayores, ante el aumento de casos en este grupo de edad especialmente vulnerable. “Si las medidas en las residencias no se respetan, podemos volver a ver altas tasas de mortalidad de nuevo”, aseguró la directora de esta agencia.

En este mismo informe también se advierte de que las consideradas “intervenciones no farmacéuticas”, como “la distancia social, la higiene o el uso de las mascarillas” han demostrado “no ser suficientes para reducir o controlar la exposición al virus”. En una comunicación publicada el pasado mes de julio, Bruselas pedía a los estados miembros evitar un nuevo confinamiento total y el cierre de fronteras, pero a cambio pedía poner en marcha medidas alternativas, como el aumento de rastreadores y test y el adelanto de la campaña de vacunación de la gripe.

Ammon no quiso pronunciarse sobre la situación en concreto de España , pero resaltó que, al igual que sucede en otros países, “la mayor transmisión se da en encuentro privados como fiestas, grandes comidas familiares, bodas y reuniones con amigos y familiares”.