Salud

La pandemia de Covid-19 obstaculiza la atención médica de los diabéticos

La Sociedad Española de Diabetes alerta del impacto en los enfermos y detecta dificultades para obtener medicamentos y material de control

Prueba de control de la diabetes en el Hospital Infanta Elena de Huelva
Prueba de control de la diabetes en el Hospital Infanta Elena de Huelva FOTO: Servicio Ilustrado (Automático) JUNTA DE ANDALUCÍA

La Sociedad Española de Diabetes (SED) advierte de “especiales dificultades” para acceder y recibir atención médica, obtener medicamentos y material de control para la enfermedad. Según su presidente, Antonio Pérez Pérez, “la prolongación de la pandemia y de las restricciones en la atención clínica eficaz agravarán la situación de las personas con diabetes en España”, por lo que, a su juicio, resulta “urgente e imprescindible que los pacientes reciban una atención clínica eficiente, que contemple las diferentes prestaciones, incluido el despistaje de la enfermedad en las personas de riesgo, la educación y monitorización del control y de las complicaciones (en visitas presenciales y/o remotas) y la adaptación del tratamiento de la diabetes en un contexto de pandemia Covid-19”.

“El efecto inmediato de esta pandemia es que “se ha afectado enormemente la capacidad de estas personas para acceder y recibir atención médica, obtener medicamentos y material de control para la diabetes, así como para mantener un estilo de vida saludable”, asegura en un comunicado este médico, que además es director de Unidad del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, en Barcelona. La SED informa de que aunque la información sobre las consecuencias indirectas de la pandemia Covid-19 en las personas con diabetes es limitada, ya se tienen datos que permiten valorar el impacto de la primera ola tanto en personas con diabetes tipo 1 (DM1) como en personas con diabetes tipo 2 (DM2).

Los estudios realizados en España en personas con DM1 que utilizan monitorización continua de glucosa (MCG) o monitorización flash de glucosa muestran que durante la cuarenta no hubo modificaciones, e incluso se obtuvieron efectos beneficiosos sobre el control glucémico. Según Pérez, “esta mejoría podría deberse a dedicar más tiempo al control de la diabetes, tener horarios más regulares y menor estrés relacionado con desplazamientos y el trabajo”.

Sin embargo, como matiza el presidente de la SED, estos resultados probablemente no son aplicables a personas con diabetes tipo 1 menos motivadas por el control, que no utilizan monitorización continua de glucosa y/o cuya situación sociolaboral compite por el tiempo dedicado al manejo de la diabetes”. Así, por ejemplo, en personas con DM1 que participaron en el ‘Taking Control of Your Diabetes’ en Estados Unidos, el 46% refería que la pandemia le dificultaba el manejo de la diabetes y en alrededor del 25% un aumento en la frecuencia de los niveles altos de glucemia y en la variabilidad de la misma. De la misma forma, una encuesta web llevada a cabo en España entre más de 600 personas con DM1, dos tercios referían deterioro del control glucémico y 4 de cada 10 aumento de peso durante el confinamiento.

La población con diabetes tipo 2 es mucho más heterogénea que la población con DM1 en aspectos tan relevantes como el tratamiento, la monitorización del control y la competencia para realizar autoajustes del tratamiento y en la utilización de herramientas que facilitan la consulta remota. Entre otras evidencias, en un estudio italiano se ha demostrado, por ejemplo, como el confinamiento indujo un empeoramiento del control metabólico a corto plazo en el 26% de pacientes con DM2 previamente bien controlados.