Sanidad no aplazará la segunda dosis

La Comisión de Salud Pública rechaza la medida tras desaconsejarla la EMA

José JácomeEFE

La Comisión de Salud Pública acordó ayer continuar administrando las segundas dosis de las vacunas como marca cada farmacéutica, con lo que se descarta espaciar los tiempos para inmunizar a un mayor número de personas. El Ministerio de Sanidad tuvo que aceptar la negativa de las comunidades autónomas porque, según señalaron a LA RAZÓN fuentes sanitarias, han contado con que con la apertura del mercado de nuevo al suero de Janssen y la llegada masiva en breve de dosis de Pfizer ya podrían cumplir con sus planes respecticos y no consideraban necesario una medida radical como es cambiar el plan de vacunación.

Y es que la Agencia Europea del Medicamento (EMA por sus siglas en inglés) y había rebatido la propuesta española. El organismo comunitario sigue manteniendo que las vacunas contra el coronavirus deben ser administradas según las indicaciones del prospecto del producto ya que es la única manera de preservar la eficacia. La EMA analizó la estrategia sugerida por Sanidad, que es la misma seguida por otros países como Reino Unido, que decidieron posponer hasta 12 semanas la segunda inyección del antídoto de AstraZeneca para intentar alcanzar lo antes posible la inmunidad de rebaño y volver a la normalidad. Según los últimos datos, más de 33 millones de personas han recibido la primera dosis en las islas, mientras que la segunda inyección supera el tercio de los primeros con diez millones cuatrocientos mil. Actualmente en la UE se ha vacunado al 20,5% de la población europea con una sola dosis y al 7,9 % con dos. España supera ligeramente esta media con el 21,1% en el primer caso y el 8,1% en el segundo según los últimos datos del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades.

A pesar de que la estrategia de vacunación sigue dependiendo de las autoridades nacionales, la agencia europea se remite a la información facilitada en el etiquetado del fármaco. En él se especifica que los vacunados con el antídoto de Pfizer deben recibir la segunda inyección en un periodo de tres semanas mientras que los inmunizados con Moderna deben hacerlo a los 28 días.

El prospecto recuerda que los análisis clínicos incluyeron diferentes intervalos de entre 19 a 42 días en el caso de Pfizer, pero que la inmensa mayoría de los receptores del suero (93,1%) recibieron la segunda dosis en un periodo de 19 a 23 días. Según los ensayos clínicos que se realizaron en 44.000 personas, la eficacia de la vacuna es del 95% y el antídoto está autorizado para mayores de 16 años. Además, la EMA tampoco recomienda la sustitución de la segunda dosis de AstraZeneca por los antídotos de Pfizer o de Moderna. Después de que la EMA detectara una vínculo claro entre esta vacuna y trombos inusuales asociados a bajos niveles de plaquetas, países como Francia o Alemania decidieron sustituir la segunda inyección por el pinchazo con otro laboratorio. La EMA no posee suficientes datos de que se puedan mezclar diferentes antídotos. Y no cuenta con evidencias concluyentes sobre un perfil de riesgo para excluir la vacuna de AstraZeneca: los indicios hasta el momento señalan que el mayor número de casos de estos trombos sólo se han registrado en mujeres menores de 60 años.