«¿No decían que íbamos a salir de esta mejores?»

La Comunidad Valenciana mira con recelo la llegada en tromba de turistas

Ambiente en el paseo marítimo de Benidorm
Ambiente en el paseo marítimo de BenidormAlberto R. RoldánLa Razón

Decía Sartre que la libertad individual termina donde empieza la de los demás”. Del mismo modo, los derechos de una persona terminan donde empiezan los de otra, y viceversa. Sin embargo, esta máxima, que ha estado presente desde el inicio de la pandemia (al menos en la conciencia colectiva) parece haberse extinguido con el estado de alarma. Hoy, Levante se despierta indignado con la irresponsabilidad de los miles de personas que han salido a “celebrar” el fin de esta situación como si se tratase del Fin de Año.

Las aglomeraciones de gente sin mascarilla y sin respetar las distancias de seguridad en algunas ciudades de España (Madrid, Barcelona, Sevilla o Málaga) hacen temer la estabilidad en el control de pandemia. “¿No decían que íbamos a salir de esto mejores?”, se pregunta Rubén, un taxista de Benidorm. “Pues está claro que no. Ya veis, aquí no ha salido nadie, y tampoco creo que haya pasado en ningún otro punto de la Comunidad Valenciana ¿Y sabéis por qué? Porque nos ha costado mucho dejar atrás el agujero de muertes y caos que nos dejó el verano pasado”, añade.

Una opinión que comparte la mayor parte de la población de esta región que, aunque sabe que hoy comienza una nueva etapa de recuperación económica, vive con temor la desbandada de turistas que vuelvan a descontrolar las cifras de contagios y muertes. Especialmente ahora, que la Comunitat presenta la incidencia más baja de España y ha conseguido el hito de registrar su primera semana sin muertes por covid.

Twitter es un hervidero de comentarios de indignación. “Mañana me voy a la frontera de la comunidad valenciana a empezar a poner ladrillos y cemento para levantar un muro.

A ver si así se os quitan las ganas de venir”, dice una usuaria. “Ahora parece que el virus en Madrid no existe. Lo triste es que muchos vienen para la Comunidad Valenciana. Miedo me da todo”, escribe otro. La mayoría se alegran de que la región siga teniendo restricciones, y algunos hasta preferirían que se volviera a imponer el cierre perimetral.

“No se ven las cosas igual siendo el lugar emisor del turismo que siendo el receptor. Aquí hay gente que viene a relajarse, a descansar y que respeta las medidas y es prudente, pero también vienen muchos a desmadrarse, a hacer lo que no pueden hacer en su lugar de origen, especialmente los extranjeros”, señala la camarera de un chiringuito de playa. “Ya verán, en dos semanas estamos cerrados otra vez. ¡Qué desastre!”.

Sin embargo, el descalabro económico generado por los 15 meses de pandemia pesa más para los hosteleros y hoteleros de la región, para los que hoy comienza una etapa de bonanza.

“El levantamiento del cierre perimetral de la región es lo que nos parece lo más resaltable, habida cuenta de que eso es lo que permitirá la vuelta al turismo ya que, hasta ahora, el turismo de facto estaba prohibido”, señala Luis Martí, presidente de la Federación Hotelera de la Comunitat Valenciana.

“Las medidas de alivio a la hostelería son muy importantes, el que se amplíe el horario de apertura de bares y restaurantes hasta las 23:30, permitirá la vuelta del turno de cenas normal, y que se mantenga el tradicional tardeo. La ampliación del número de personas a 10 y de los aforos al 50% son alivios muy importantes y lo que apuntan estas medidas es hacia la recuperación paulatina de la normalidad. Esperamos que, a final de mayo, estemos ya en una situación de normalidad para poder ser competitivos e ir recuperándonos”, añade.

Mayores vacunados: Benidorm os espera

Aunque los hosteleros de la zona aseguran que los turistas de otras regiones tardarán aún unas semanas en llegar, los primeros en acudir al rescate de la ciudad serán los “senior”. La asociación de mayores de Fuenlabrada, Acumafu, que, desde el año pasado, se ha posicionado como la alternativa del IMSERSO, suma 8.700 reservas de vacunados para la primera campaña de viajes 2021/2022. Ha lanzado, en total, 10.000 plazas para toda España de cara a la próxima campaña de viajes, que podría comenzar el 10 de mayo.

Ese día, podrían llegar los primeros 48 autobuses, según ha anunciado el presidente de la asociación, Marcelo Cornellá. Las dos primeras convocatorias están previstas a Benidorm y a Torremolinos, desde Madrid. Ambas propuestas cubren 5 días y 4 noches, y cuestan 150 € en el caso de Benidorm y 200€ para Torremolinos. El viaje estaba en stand by hasta que se decidieran las nuevas medidas de la Comunidad Valenciana. Ahora, la ciudad está abierta y preparada para recibirles.

Los turistas senior también podrían salvar la temporada de octubre a diciembre si, como ha prometido el Gobierno, los viajes del IMSERSO se reactivan a partir de septiembre. “Confiamos en ello, nos daría la estabilidad necesaria para intentar cerrar un año cuyo comienzo ha sido catastrófico”, explica Martí.

Bienvenido, Mr. Smith

Benidorm reclama su lugar como destino turístico seguro para los británicos, que representan el 40% de su mercado turístico. Así, se desmarca del resto de España y reivindica que cumple los requisitos para ser calificada “zona verde”, lo que implica que sus visitantes no tengan que hacer una cuarentena a su regreso. Solo un test negativo al volver y una prueba PCR negativa dos días después.

Para conseguirlo, el Ayuntamiento exhibe los datos de control de la pandemia de coronavirus en la ciudad. La incidencia acumulada a 14 días es de 34 casos por cada 100.000 habitantes, unos puntos por debajo de la de la Comunidad Valenciana (41), la más baja de España. Además, argumenta que los índices en Canarias o Baleares son superiores a los de Benidorm.

El alcalde de la ciudad, Toni Pérez, también se ha sumado a dicha preocupación. Considera que la ciudad “cumple” para ser calificada como verde y señala que la situación es “incomprensible”. Por ello, ha pedido informar al embajador británico personalmente.