Madrid reclama a Sanidad que planteé la tercera dosis para grupos de alto riesgo

Las posiciones entre comunidades son dispares ante esta posibilidad

Thumbnail

No hay evidencia científica que avale la necesidad de una tercera dosis de la vacuna a la población general. Ni siquiera en los mayores de 60 años, tal y como ya se ha planteado de facto en Gran Bretaña, Francia y Alemania, que prevén iniciar la campaña de inmunización con esta dosis de refuerzo a partir de septiembre. Según un estudio realizado por la Comunidad de Madrid, no hay necesidad de hacerlo dado que “los anticuerpos se mantienen muy altos al menos durante los cuatro o cinco meses posteriores a la inmunización completa”, como ha señalado el viceconsejero de Salud Pública de la región, Antonio Zapatero.

Ni siquiera la expansión de la variante Delta, que ya supone el 95% de los nuevos casos en España, hace necesaria la inoculación inminente de una tercera dosis. Como indica el virólogo del CSIC Luis Enjuanes “la inmunización con dos dosis de las vacunas actuales inducen una protección elevada, que está disminuida tan solo entre en un 5% y un 15%, dependiendo de cada una, para Delta”. Algo que se ha demostrado claramente por el hecho de que el 85% de los que se están infectando no estaban vacunados, el 5% tenía dos dosis y el 11% sólo tenía una. “Hay una perfecta correlación, en positivo”, añade. Sin embargo, hay un grupo de población que puede estar en peligro si no se plantea desde ya la decisión de inocularles una dosis extra. Se trata de las personas trasplantadas, que reciben tratamientos oncológicos o inmunodeprimidas, que conforman un colectivo de alto riesgo. Por ello, el Ejecutivo ha instado a Sanidad a que vaya planteando esta posibilidad en los planes de vacunación.

El último informe epidemiológico de la Dirección General de Salud Pública de la Comunidad de Madrid apunta que el 69% de los casos en la población no vacunada en los últimos 14 días se hubiese evitado en caso de haber estado vacunada. También se observa una menor incidencia de infección en las personas de 69 años en adelante, donde el porcentaje de inmunización completa alcanza casi el 100%.

Sin consenso internacional

Los organismos supranacionales se posicionan de un modo diametralmente opuesto frente a la diatriba de las terceras dosis. La Comisión Europea ha abierto camino a su favor al atribuir la decisión a cada estado, y limitarse a sugerir tener en cuenta las evidencias científicas. La OMS, sin embargo, pidió esta semana la moratoria sobre este tema, en la que apela a la solidaridad con las naciones más pobres, y especialmente con sus habitantes más vulnerables y los más expuestos. “Al margen de que aún no hay evidencia alguna que demuestre la necesidad de dar este paso, éticamente es injustificable que los países ricos queramos empezar a inocular una tercera dosis cuando sigue habiendo muchísima gente en el mundo sin ninguna dosis puesta y que están realmente en riesgo de morir”, señala Quique Bassat, pediatra y epidemiólogo de ISGlobal, de Barcelona.

En la jornada de ayer nuestro país entregó la primera partida de vacunas a Perú, Guatemala, Paraguay y Nicaragua a través del mecanismo Covax. Sanidad tiene previsto donar 7,5 millones de vacunas contra la covid a estos países de América Latina y el Caribe. “Es lo inteligente, lo contrario sería un gran error. Si los países con más medios no contribuyen a ayudar a los que no tienen acceso, todos salimos perjudicados ya que en esos estados se crearán variantes de modo constante, que escaparán a la protección vacunal”, añade Bassat.

Morant necesita “evidencias claras”

“España no administrará terceras dosis mientras la comunidad científica no tenga evidencias claras al respecto”. Así se ha pronunciado la ministra de Ciencia, Diana Morant, que, además, reconoce que comparte totalmente «el espíritu de la OMS» sobre suspender estos planes en favor de conseguir el 10% de inmunidad en cada país. “Todos merecemos estar vacunados, esto es un reto global y no hay que ser solidarios, hay que ser simplemente humanos”. En África, por ejemplo, solo el 1,58 % de sus 1.200 millones de habitantes está vacunado contra la covid con pauta completa.