Tres indicadores anticipan una explosión de contagios en España durante las próximas semanas

La positividad de los test traspasa ya el umbral de riesgo marcado por la OMS y la tasa de multiplicación del virus se dispara: cada positivo infecta a 1,22 personas.

Riesgo Covid
Riesgo Covid FOTO: José Luis Montoro

España ha empezado a sumergirse de forma más suave y mucho más tardía que otros países de Europa en una nueva ola de la pandemia de Covid-19. A diferencia de estados como Austria, Alemania, Grecia, Croacia o Eslovenia, por citar sólo algunos ejemplos, el aumento de los contagios lleva produciéndose en nuestro país desde hace apenas un mes y la curva de casos ha crecido de forma tan suave que apenas ha tenido todavía traslación en la ocupación hospitalaria. Por ejemplo, España contabiliza sólo 138 enfermos más ingresados por covid en las camas de agudos de los hospitales que a principios de mes, y en las unidades de cuidados intensivos (UCI) hay 14 enfermos más en estado crítico que el pasado 18 de octubre, alcanzado la cifra de 458, muy alejada de los miles que llegaron a coincidir en estos dispositivos especiales durante las fases más agudas de esta grave crisis de salud pública.

A pesar de las diferencias ostensibles con gran parte del Viejo Continente, algunos indicadores no invitan precisamente al optimismo. Se trata del número reproductivo básico instantáneo (Rt) o tasa de contagios, que mide la cantidad de personas a las que contagia cada infectado; de la incidencia de casos diagnosticados en los últimos siete días, y de la llamada positividad de los test diagnósticos que se practican. Todos ellos, de forma individual o conjunta, han sido determinantes a lo largo de la pandemia para predecir el rumbo que iba a adoptar la misma con días o semanas de antelación. Y las perspectivas que pintan nuevamente estos indicadores no son halagüeñas.

El más crítico ahora es el Rt, capaz de determinar si la pandemia crece o se contrae, lo que influirá en contagios, ingresos hospitalarios y fallecimientos. Si supera la barrera del uno, significa que el virus se está expandiendo y los contagios, también. En estos momentos, la cifra alcanza el 1,22 en el conjunto del país, una de las más altas en los casi 20 meses que han transcurrido de crisis, lo que implica que un infectado transmite la enfermedad a 1,22 personas de media. Lo grave no es tanto la cifra, que ya es alta, sino la tendencia. El 9 de marzo de 2020 alcanzó su punto más álgido en España, al registrarse una tasa de contagios de 2,74. Fueron los momentos de la eclosión de la pandemia que llevaron a las autoridades a decretar un confinamiento masivo, en el primer estado de alarma.

En la curva en forma de sierra que forma este parámetro, la Rt ha alcanzado otros picos a los que han seguido bruscos descensos. El 16 de julio de 2020, alcanzó 1,46, y en enero de este mismo año superó dicha cifra para caer después drásticamente. El segundo punto más alto se produjo el 1 de julio pasado, en plena quinta ola, cuando llegó a situarse en 1,74. Desde entonces ha bajado de forma continua hasta situarse a 0,77 el 3 de septiembre. A partir de ahí, el indicador ha ido avisando del aumento de los contagios y no ha parado de crecer, sobrepasando el umbral crítico del 1 a principios de este mismo mes de noviembre.

Riesgo COVID
Riesgo COVID FOTO: José Luis Montoro

Como confirman los datos estadísticos que recopila el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) del Ministerio de Sanidad, entre esa fecha y la actualidad se han contabilizado en España 63.695 contagios y han fallecido 387 personas. Si en el conjunto del país la tasa de contagios es ya muy alta, en algunas comunidades y ciudades autónomas alcanza cotas muy preocupantes. En Ceuta, por ejemplo, llega ya al 5,36. En Melilla es del 1,77, y en el País Vasco y Navarra ha subido a 1,35 y al 1,3, respectivamente. La estimación realizada por el Instituto de Salud Carlos III con los datos individualizados notificados a la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica muestra también una Rt por encima de la media en la Región de Murcia (1,25), Galicia (1,3), Cataluña (1,33), Castilla y León (1,24), Cantabria (1,25), Asturias (1,24) y Aragón (1,23). En el resto, se sitúa aún por debajo de la media nacional, pero en todas las tendencia es creciente.

El segundo parámetro capaz de predecir la evolución de la pandemia es la incidencia de casos diagnosticados por cada 100.000 habitantes en los últimos siete días. Si supera la mitad de la incidencia a 14 días significa que el número de contagios va a aumentar. Y esto es lo que sucede en España. Según las estadísticas recopiladas por el CCAES, el pasado viernes la incidencia a 14 días era de 111,95 infecciones, y la incidencia a siete días era de 66,50. El pasado 2 de noviembre, la incidencia a siete días no llegaba a la mitad de la incidencia a siete días y ahora la supera con creces.

El tercer indicador preocupante es el de la positividad de las pruebas de detección practicadas. Hay consenso entre los epidemiólogos a la hora de decir que si supera el 5% la pandemia se descontrola y se empieza a perder el rastro de los contagios. Así lo determina la Organización Mundial de la Salud (OMS). En España, ya se ha superado el umbral de riesgo. El pasado viernes, de cada cien test diagnósticos practicados 5,02% arrojaban positivo por coronavirus. El pasado 2 de noviembre el porcentaje era de un 4,44%.