Una «operación retorno» con la maleta puesta

Este fin de semana parte de los palmeros han podido regresar a sus hogares aunque con numerosas precauciones

Actuación de Alba Reche y Fuel Fandango este sábado en el concierto solidario "Más fuertes que el volcán" celebrado en el Wizink Center de Madrid
Actuación de Alba Reche y Fuel Fandango este sábado en el concierto solidario "Más fuertes que el volcán" celebrado en el Wizink Center de Madrid FOTO: LUCA PIERGIOVANNI EFE

Los palmeros y palmeras comienzan a regresar a sus casas. Este fin de semana se ha iniciado una «operación retorno» a las viviendas de residentes de núcleos poblacionales tanto al norte como al sur de las coladas. Muchos de ellos desde el viernes ya han podido recoger sus enseres del Centro Empresarial e Industrial que se habilitó, al poco de iniciarse la erupción, como punto logístico para la gestión y distribución de donaciones y almacén para los enseres domésticos de las personas afectadas. Un lugar en el que aún ayudan muchos de los 400 voluntarios que llegaron a trabajar al mismo tiempo en las semanas más duras.

En estos momentos hay 539 personas albergadas en hoteles: 344 están en Fuencaliente, 125 en Breña Baja y 70 en Los Llanos de Aridane. De ellos, cerca de un centenar comenzarán este lunes una nueva vida en su antigua casa.

«Lo pasamos muy mal»

Nina Camacho, de 94 años, y José Ramón Castillo, de 84, forman un matrimonio que tuvo que dejar su casa cuando estalló el volcán. Ahora ya han podido volver. «Mi familia llevaba viviendo aquí más de cien años», recuerda Nina en declaraciones a la televisión canaria. «Cuando me tuve que ir no sabía qué llevarme con tantos recuerdos de tantos años. Y pensaba todos los días cuándo podría volver. Lo pasamos muy mal, muy mal. Ahora hemos regresado contentos pero nos quedamos asustados al principio porque todo estaba lleno de ceniza. Pero seguiré adelante porque ya he sobrevivido a tres volcanes». Su marido, José Ramón, recuerda que en estos mes han tenido que vivir en cuatro casas distintas yendo de un lado para otro con dos maletas. «Ha sido un trance muy malo. Pero peor los que han perdido todo. ¡De qué van a vivir los pobres!».

Los primeros en regresar a sus hogares son los residentes del lado norte de la colada cuyas viviendas se encuentren situadas en las áreas comprendidas entre la línea de costa y la Montaña de La Laguna; el área desde el este de la citada montaña hasta el cruce de La Laguna, incluyendo el camino La Aldea; las viviendas situadas en el camino Baile Bueno; las viviendas del camino Cruz Chica; el camino Los Campitos; las viviendas de la carretera general de Tamanca y las de la carretera de San Nicolás (LP-212). Se incorporan algunos puntos del lado sur, en las viviendas ubicadas en la carretera general de Jedey hasta el número 6 de la citada vía, donde se situará el nuevo punto de control.

Pero el regreso debe ser cuidadoso. Las autoridades recuerdan a los palmeros que se deben respetar las zonas de seguridad señalizadas en torno a las coladas y no acceder a espacios bajo rasante, como garajes, trasteros o sótanos, sin una medición de gases previa. También, desde la Dirección de la Emergencia aconsejan apagar cualquier fuente de ignición, como la que se origina al fumar o encender las luces, hasta que la edificación esté ventilada, esperando 15 minutos antes de acceder al interior.

Y es que la acumulación de gases en la plataforma costera de La Bombilla, de forma mucho más intensa, y en Puerto Naos y El Remo en menor medida, está sorprendiendo a los científicos que monitorean a diario el proceso de desgasificación del edificio volcánico de Cumbre Vieja tras finalizar la erupción. Hasta tal punto que se sospecha, como principal teoría, de la presencia de un «canal» a modo de fractura o tubo generado en terreno más permeable que conecta directamente con el cono del volcán, a unos 5 kilómetros de distancia y a más de mil metros de altura sobre la cota más baja donde se encuentra este espacio costero. Destaca y preocupa especialmente el monóxido de carbono (CO), un gas incoloro e inodoro (no se puede ver, oler ni saborear) que se acumula en las zonas bajas de las casas y que resulta mortal. Pero también se detectan otros como dióxido de carbono (CO2), dióxido de sulfuro (SO2), e incluso explosivos, como el metano.

La cantidad en la que se acumulan estos gases es tal que las alarmas se disparan a más de medio metro del suelo. Las mediciones se repiten por la mañana y por la tarde cada día haciendo un barrido por las calles de La Bombilla con especial hincapié en las ventanas de las casas y algunos puntos más conflictivos en los que los medidores casi siempre «pitan» por alta concentración de gases, sobre todo en las viviendas más cercanas a la ladera. Acceder a estas zonas se considera «altamente peligroso» en estos momentos de retorno a los hogares.

«Más fuertes que el volcán» para recaudar fondos

Raphael, Sara Baras, Ana Guerra o Miguel Ríos son algunos de los nombres que estuvieron en «Más fuertes que el volcán», el concierto benéfico organizado ayer por RTVE en colaboración con la Asociación de Promotores Musicales (APM) y el Cabildo de La Palma en el WiZink Center de Madrid.

El concierto se prolongó durante más de dos horas y media. Jacob Petrus y Elena Sánchez presentaron este evento musical. El concierto contará con un escenario réplica en el campo de fútbol de Los Llanos, en la isla de La Palma, con una gran pantalla que retransmitirá en directo el concierto del Wizink Center.