Tercera dosis: Efectos secundarios más comunes de las vacunas de Pfizer y Moderna

El Ministerio de Sanidad ha autorizado la dosis de refuerzo de la vacuna contra el coronavirus para todos los mayores de 18 años. Estos son sus posibles efectos secundarios

Una enfermera prepara una vacuna contra el Covid-19
Una enfermera prepara una vacuna contra el Covid-19 FOTO: Eduardo Parra Europa Press

La Comisión de Salud Pública, en la que se encuentras representadas las comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad, ha autorizado la administración de una dosis de refuerzo de la vacuna a los mayores de 18 años. Además, ha acordado reducir el tiempo de espera entre la segunda dosis y la tercera, que pasa de los seis meses a cinco, una medida que según anunciaron, está “en consonancia con lo que están haciendo otros países de nuestro entorno” y responde a las “evidencias” de que entre los cinco y los diez meses “empieza a disminuir la efectividad” de la vacuna.

El tsunami de contagios provocados por la variante Ómicron ha acelerado el proceso de esta vacunación. Las dosis de refuerzo están dirigidas a extender la protección contra la Covid-19 de todos aquellos vacunados con la pauta completa (dos primeras dosis). Según un estudio de la Agencia de Seguridad Sanitaria de Reino Unido, las inyecciones de refuerzo aumentan la protección entre un 70% y hasta un 75% contra la enfermedad leve de la nueva variante. En un análisis de 581 personas contagiadas con Ómicron se demostró que las personas con dos dosis de las vacunas AstraZeneca y Pfizer proporcionaron niveles mucho más bajos de protección contra la infección sintomática en comparación con lo que brindan contra Delta.

Estos son los posibles efectos secundarios que se pueden tener tras recibir la vacuna contra el Covid-19, según los centros para el Control y Prevención de Enfermedades CDC)

Efectos secundarios de la vacuna en el brazo de la vacuna

- Dolor

- Enrojecimiento

- Hinchazón

Efectos secundarios en el resto del cuerpo

- Cansancio

- Dolor de cabeza

- Dolor muscular

- Escalofríos

- Fiebre

- Náuseas

Efectos secundarios según la EMA

A estos síntomas, la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) añadió en un informe otros de los efectos secundarios relacionados con las vacunas.

La EMA indica que con las vacunas de Pfizer y Moderna se han notificado algunos casos poco frecuentes de miocarditis (inflamación del músculo cardiaco) y pericarditis (inflamación de la membrana que rodea al corazón) en adolescentes y adultos jóvenes. Por ello, el organismo regulador aconseja a los ciudadanos que cuenten con antecedentes de un trastorno sanguíneo poco común, que eviten vacunarse con los compuestos de ARN mensajero.

Además, en septiembre la EMA también alertó de que las vacunas ARNm podrían provocar eritema multiforme (una reacción de hipersensibilidad alérgica que produce lesiones cutáneas redondeadas), glomerulonefritis (inflamación de pequeñas filtros en los riñones) y síndrome nefrótico (trastorno renal que causa los riñones pierden demasiada proteína en la orina).

¿Cómo reducir los efectos secundarios?

Para reducir los efectos secundarios que puede generar la vacuna contra el coronavirus, se puede ingerir sin necesidad de tener una receta médica un ibuprofeno, acetaminofeno, aspirina (solo para personas de 18 años de edad o más) o antihistamínicos. Se recomienda que estos medicamentos se tomen después de haber recibido la vacuna y no antes.

Para calmar el dolor en el brazo

- Aplique un paño limpio, frío y húmedo sobre el área

- Use o ejercite su brazo

Para reducir las molestias provocadas por la fiebre

- Beba mucho líquido

- Use ropa liviana

Por el momento, las reacciones notificadas después de recibir una vacuna de refuerzo fueron similares a las notificadas con los esquemas principales de una y dos dosis. Fiebre, dolor de cabeza, fatiga y dolor en la zona de la inyección fueron los efectos secundarios más frecuentes notificados y, en general, la mayoría fueron leves a moderados.

Sin embargo, los efectos secundarios graves son poco frecuentes, pero pueden ocurrir. En la mayoría de los casos, la molestia del dolor o la fiebre son un signo normal de que el organismo está creando protección.

Los CDC precisan que se contacte con un médico o proveedor de atención médica si la irritación o sensibilidad en la zona de la inyección empeoran pasadas las 24 horas o si los efectos secundarios le preocupan o no parecen desaparecer después de unos días.