La teoría del origen sexual de la nueva viruela coge fuerza

Lo apuntan los principales expertos en una cumbre organizada por la OMS

Los investigadores siguen sin saber con precisión cómo se transmite la viruela del mono, aunque la hipótesis de la vía sexual va ganando adeptos. Es una de las conclusiones del foro de expertos organizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) esta pasada semana. Hasta el momento, el organismo sanitario había asegurado que esta enfermedad se contagia por contacto físico próximo, no necesariamente sexual. Los expertos congregados en este foro admiten que aún es necesario realizar más análisis de laboratorio hasta tener pruebas concluyentes. Por el momento, sigue habiendo más preguntas que respuestas.

Para despejar interrogantes, estos expertos defendieron la necesidad de analizar más muestras de semen para conocer mejor el virus. Una de las preguntas que se realizan los investigadores es por qué en países endémicos como Nigeria se contagia más en hombres que en mujeres.

Este análisis coincide también con el del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades, que en su último informe sobre la situación en Europa subraya que la mayoría de los casos registrados en la UE tuvieron lugar entre hombres que había tenido relaciones sexuales con otros hombres, «lo que sugiere que la transmisión debe tener lugar durante las relaciones íntimas».

21 días de cuarentena

En línea con los expertos congregados en Ginebra, el organismo europeo también considera en este informe que «son necesarias más investigaciones para estimar con precisión el nivel de morbidez y mortalidad».

Por el momento, aunque todo indica que estamos ante un brote y no una pandemia, el ECDC ha recomendado aumentar el rastreo de casos. Bélgica se ha convertido en el primer país del mundo en decretar una cuarentena obligatoria de 21 días para los infectados por la viruela de mono. Esta prescripción tan sólo afecta a las personas infectadas que deben aislarse durante todo este periodo de incubación del virus, pero permite que los contactos de alto riego sigan manteniendo sus hábitos de vida normales, aunque las autoridades sanitarias les aconsejan estar ojo avizor a cualquier síntoma. Entre estos, se encuentran las erupciones cutáneas o en otra parte del cuerpo y otras molestias similares a las de una gripe como tos, fiebre, dolor de cabeza.

Las autoridades sanitarias belgas tomaron esta decisión justo antes de que Bruselas celebrara su fiesta anual de apoyo al colectivo LGTBIQ+, tras dos años de haber sido cancelada por la pandemia del coronavirus. Aunque los expertos sanitarios del país no quieren estigmatizar a ningún grupo social, advierten sobre todo a los hombres que tienen relaciones íntimas con otros hombres y a las personas con varias parejas sexuales que sean precavidas y estén alertas ante cualquier síntoma.

Se sospecha que los primeros infectados se contagiaron en el festival homosexual Darklands celebrado en Amberes, ciudad al norte del país que albergó este fiesta de cuatro días de duración y que terminó el pasado 9 de mayo.

Los expertos congregados en Ginebra consideran también que todavía es prematuro considerar la vacunación masiva para toda la población, aunque creen que en este caso podrían ser útiles los antídotos desarrollados para luchar contra la viruela convencional, una dolencia más grave que la actual y que fue erradicada hace 40 años. Precisamente por esta, la vacunación contra esta enfermedad fue abandonada, lo que hace que las generaciones más jóvenes no hayan sido inmunizadas y, por lo tanto, sean más proclives a contraer el virus. Se cree que la vacuna contra la viruela convencional tiene una eficacia del 85% contra la del mono.