Las nubes producen una cantidad inesperada de «limpiadores» de la atmósfera