Científicos se tragan piezas de Lego para comprobar cuánto tardan en salir

Un grupo de pediatra experimenta con cabezas de los famosos muñecos amarillos

Cabezas de lego
Cabezas de lego

Un grupo de pediatra se tragan cabezas de lego para comprobar cuánto en excretarse

Todos los padres se preocupan cuando sus hijos ingieren, de forma accidental o premeditada, piezas de plásticos, juguetes o monedas, y es una de las principales causas de asistencia a las urgencias hospitalarias. Por ello, un grupo de pediatras de Australia y Reino Unido han realizado un curioso estudio sobre el tiempo que tarda nuestro organismo en eliminar un elemento que no se digiere.

Seis doctores, según ha publicado la revista The Journal of Pediatrics and Chil Health, se tragaron cabezas de los muñecos de Lego y esperaron para medir el tiempo en que eran evacuadas.

El objeto extraño fue elegido porque es un juguete estándar, que se encuentra en la mayoría de los hogares y parece muy sabroso para los más pequeños. Después de la ingestión, las heces fueron monitoreadas y examinadas en busca de la cabeza amarilla. Cinco de los participantes la encontraron sin problema, mientras que uno de ellos no llegó a localizarla pese a estar dos semanas buscándola.

El resultado fue que la pieza del famoso juguete tardó en salir 1,71 días, unas 40 horas y 48 minutos, de promedio, y demostró que un juguete pasa rápidamente y es excretado sin problemas.

Otra de las conclusiones del estudio es que los padres se preocupan demasiado por el tiempo que dura el tránsito intestinal, ya que se ha demostrado que un juguete tarda entre 1 y 3 días en ser defecado y no provoca daños internos.