Actualidad

Cuando Francia bailaba el minué

La serie, que logró tres nominaciones a los Globos de Oro en la última ceremonia, regresa con una temporada inspirada en la Francia de Luis XV

La serie, que logró tres nominaciones a los Globos de Oro en la última ceremonia, regresa con una temporada inspirada en la Francia de Luis XV

Esta noche a las 22:15 horas regresa a Canal + Series la adaptación de la saga romántica «Outlander», escrita por la autora estadounidense Diana Gabaldón. Compuesta por trece episodios, la segunda entrega de la serie de Ronald D. Moore («Battlestar Galáctica») continuará narrando las aventuras de la viajera en el tiempo más conocida de la literatura moderna, Claire Beachump ,que ahora deja atrás los verdes paisajes escoceses para meterse de lleno en la Francia de la época del rey Luis XV.

Después de trabajar como enfermera en la II Guerra Mundial, Claire decide pasar unos días con su marido en Escocia, descansando e investigando el trabajo del antepasado de su esposo, el capitán del Ejército británico, Jonathan Randall. Tras visitar las ruinas megalíticas de Craig na Dun, y asistir a un ritual druida, Claire regresa al lugar. Y repentinamente, tras tocar una piedra, se traslada al año 1743. Un momento particularmente difícil en la historia de Escocia, ya que el Ejército Real británico se ocupaba de mantener el orden en el territorio escocés, mientras los locales se esforzaban por devolver el trono a los Estuardo.

En su llegada al siglo XVIII, la enfermera se cruza con el clan MacKenzie, un grupo de hombres rudos que, por su acento inglés, le consideran una espía del ejército y la toman como prisionera. Afortunadamente, sus conocimientos de enfermería harán posible que Claire se gane la confianza de los hombres Mackenzie, y muy especialmente la de Jaime. Ella será la encargada de curar las heridas de este joven guerrero, bravo tanto dentro como fuera del campo de batalla, al que le trata como si fuera el enemigo. Una relación que irá creciendo con los episodios y que cambiará las vidas de ambos irremediablemente.

Claire y Jaime se encontrarán con diversas dificultades en su camino, y la enfermera se verá obligada a contarle su secreto, cansada de ocultar información a un hombre noble que siempre ha sido sincero con ella. Lejos de separarlos, la revelación les unirá más, animados por la posibilidad de que los conocimientos de Claire sirvan para cambiar la historia de los clanes escoceses y del país. Una aventura tan apasionante como peligrosa que les llevará a enfrentarse a los enemigos más inesperados, y les obligará a tomar decisiones difíciles.

- Contactos familiares

Uno de los cambios a los que se tendrán que enfrentar será viajar a Francia, para adentrarse en la corte de Luis XV y evitar que el rey galo apoye los levantamientos jacobitas que terminarían con la Batalla de Culloden y la derrota escocesa. Para ello, recurrirán a los parientes de Jaime que viven en París, una maniobra que si bien facilita su tarea, tampoco estará exenta de peligros. Porque nada más pisar suelo francés, y a pesar de sus buena intenciones, Claire y Jaime se convierten involuntariamente en los mayores enemigos del comandante St. Germain. Un hombre vengativo que, lejos de preocuparse por el bienestar de sus vecinos, sólo se interesa por su propio beneficio.

El traslado de la pareja a Francia ha provocado la ampliación del elenco de actores, gracias a la aparición de diversos personajes inéditos hasta ahora en la trama. Clive Russell interpretará a Lord Lovat, el abuelo de Jaime apodado el «Viejo Zorro». Los actores franceses Lionel Lingelser y Stanley Weber serán, respectivamente, Luis XV y el comandante St. Germain, mientras que el escocés Robert Capvanah se pondrá en la piel de Jared Fraser, el primo de Jaime y su contacto en París. Otros personajes importantes en la segunda temporada de «Outlander» serán Madre Hildegard, a la que dará vida la veterana actriz británica Frances de la Tour, y Alexander Randall, hermano menor del Capitán Randall, al que interpretará Laurence Dobiesz.

- Cambio de escenario

El malvado personaje interpretado por Tobias Menzies seguirá estando muy presente en la vida de la pareja, al igual que el descendiente y esposo de Claire, Frank Randall. Porque tal y como sucedió en la primera entrega, Claire también experimentará, involuntariamente, viajes en el tiempo que le recordarán su antigua vida. Sin embargo, el deseo de Jack de hacer borrón y cuenta nueva no será suficiente para que la enfermera deje atrás a Jaime y su aventura por tierras escocesas y épocas pasadas.

Además la llegada de nuevas personas a sus vidas, la sustitución de los verdes paisajes escoceses por los refinados salones palaciegos de París aportará a la historia de Claire y Jaime otros cambios, tanto estéticos como psicológicos. Los tradicionales trajes escoceses de tartán dan paso en esta temporada a las refinadas vestimentas de la Francia del siglo XVIII, plagada de colores vistosos y complementos refinados. Los contactos de Jared llevarán a la pareja a selectas celebraciones sociales en las que ambos deberán utilizar sus mejores armas para conseguir su objetivo, el rey y todos aquellos que están dispuestos a seguirle en su colaboración con la causa escocesa. Para ello, deberán acostumbrarse – especialmente Jaime – a cambiar los enfrentamientos cuerpo a cuerpo por la política de salón y los corrillos de personalidades relevantes en los que exponer con palabras sus argumentos.

Tras una primera temporada en la que los espectadores pudieron descubrir, quizá con demasiado detalle, la crueldad que los Casacas Rojas se gastaban con los clanes escoceses en el siglo XVIII, el espectador asistirá en la segunda temporada a una narración que, además de combinar la historia y la ciencia ficción con el género romántico y el de aventuras, se sumergirá en las intrigas palaciegas de la corte francesa. Un cambio que no debe afectar al producto final, ya que si bien «Outlander» no prescinde de la acción, no es un ingrediente esencial para la historia.

En julio, cuando termine la segunda temporada, podremos determinar si, aunque los protagonistas son los mismos, la historia de la pareja sale victoriosa del traslado de la acción a un lugar más político, menos rural y, por qué no decirlo, también menos verde. Porque tan importante como sus personajes fueron, en la primera entrega, Escocia y sus impresionantes paisajes, con sus ruinas históricas y su vibrante naturaleza. Aunque de partida, la llegada a la corte de Luis XV de la enfermera inglesa que viaja en el tiempo y el guerrero escocés que acepta cambiar la historia, es suficientemente atractiva.

Luis XV es llevado a la pequeña pantalla

La época en la que se desarrolla esta temporada coincide con el reinado de Luis XV, apodado por su pueblo como «El bien amado». Sin embargo, con el paso de los años, su debilidad en la toma de decisiones y el trasiego de amantes se ganó la antipatía de los franceses, que incluso celebraron su muerte.