Siria es, por segundo año consecutivo, el país más peligroso para la prensa

Autorretrato del fotógrafo español Ricardo García Vilanova, secuestrado en Siria desde el pasado 16 de septiembre junto al enviado especial del periódico español El Mundo a Siria, Javier Espinosa.
Autorretrato del fotógrafo español Ricardo García Vilanova, secuestrado en Siria desde el pasado 16 de septiembre junto al enviado especial del periódico español El Mundo a Siria, Javier Espinosa.

El Instituto Internacional para la Seguridad de la Prensa (INSI) ha denunciado este viernes que Siria es el país más peligroso para los medios de comunicación por segundo año consecutivo, además de informar de que este año han muerto 126 periodistas en 29 países mientras realizaban su trabajo.

El INSI ha publicado mediante un comunicado la lista de los países que suponen un mayor peligro para los periodistas y los trabajadores de medios de comunicación. Siria y Pakistán han vuelto a ser dos de los peores países para los periodistas, junto a India, Filipinas e Irak. Según cifras de la organización, al menos 19 periodistas han fallecido en Siria durante este año. La mayoría de ellos son periodistas locales asesinados por las autoridades, grupos rebeldes, o bien por verse envueltos en medio de enfrentamientos. Esta cifra sin embargo es inferior a la del año 2012, cuando 28 periodistas murieron mientras realizaban su trabajo.

Sin embargo, el INSI ha denunciado que el incremento de los secuestros tanto de los periodistas locales como los internacionales, un hecho que según la organización ha provocado que muchos medios de comunicación opten por no enviar a su personal a cubrir el conflicto.

La organización estima que hay al menos 18 periodistas extranjeros y unos 20 sirios "perdidos", por haber sido detenidos o secuestrados en el país. Entre los secuestrados se encuentran los periodistas españoles Marc Marginedas, Javier Espinosa y Ricard García Vilanova, de los que no se han obtenido noticias desde el pasado mes de septiembre.

En segundo y tercer lugar se encuentran Filipinas e India, con unos 13 periodistas muertos en cada país, según ha denunciado el INSI. En Filipinas nueve de los periodistas han sido asesinados por asaltantes desconocidos, por lo que la organización ha denunciado que han cometido sus delitos "con total impunidad".

En cuanto a India, siete periodistas han sido asesinados, en unos casos que las autoridades no han investigado y por los que nadie ha sido llevado ante la justicia. Otros dos periodistas murieron mientras cubrían la violencia en el estado de Uttar Pradesh y otros cuatro han muerto en accidentes.

En cuarto lugar se encuentra Irak, con 11 trabajadores de medios de comunicación muertos durante este año. Diez de ellos han sido asesinados por grupos armados desconocidos. El INSI ha criticado que las autoridades han fracasado en intentar investigar estos asesinatos.

Por último, Pakistán vuelve a estar por segundo año consecutivo en la lista de los cinco países más peligrosos para la prensa. Los atentados con bomba y asesinatos son comunes en el país, por lo que uno de los mayores riesgos de los periodistas es verse atrapado en medio de un atentado.