Cosidó alerta del aumento de víctimas menores por violencia familiar

El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, ha alertado hoy en Logroño sobre el crecimiento de la violencia contra los menores de 18 años en el ámbito familiar, que en el primer semestre de este año aumentó un 21%, según datos de la Policía Nacional.

Cosidó ha participado hoy, junto al presidente del Gobierno de La Rioja, en una jornada de trabajo con especialistas de la Unidad de Familia y Mujer de la Policía Nacional, de las que hay 173 distribuidas por España, donde se ofrece a las víctimas una atención muy especializada y cercana.

Durante su intervención, y en declaraciones a los periodistas, ha señalado que resulta "inquietante"que, de acuerdo con los datos que maneja la Policía Nacional, se mantienen las cifras referidas a la violencia de género y crecen las de la violencia contra menores y personas mayores.

Ha explicado que tres de cada cuatro casos de violencia familiar en un sentido amplio tienen que ver con la violencia de género, que sigue siendo mayoritaria; pero hay un incremento de esos casos no vinculados a la mujer, sino con hijos y abuelos.

También ha señalado que casi uno de cada cuatro detenidos que hace la Policía Nacional es por casos relacionados con la violencia de género o doméstica; uno de cada diez delitos tiene que ver con este asunto, así como uno de cada cuatro homicidios o asesinatos.

"Esta violencia persiste", ha dicho, ya que, frente a una disminución, con datos del primer semestre del año, del 3,8 % en el número total de delitos en el conjunto de la demarcación de la Policía Nacional, la violencia familiar ha crecido un 5,6 %; los detenidos por esta causa un 4,3 % y las víctimas detectadas un 12 %.

Además, de las ocho víctimas de violencia de género que ha conocido la Policía Nacional en los seis primeros meses del año, solo dos habían denunciado previamente y una tenía una orden en vigor de alejamiento o de protección dictada por un juzgado.

Por ello, es "fundamental incentivar que las mujeres denuncien y que los mecanismos de colaboración e intercambio de información entre todas las administraciones y la sociedad civil funcionen adecuadamente", ha resaltado.

"Es bueno que aumenten las denuncias porque eso significa que las mujeres tienen más confianza en la Policía para denunciar, pero eso tiene que ir necesariamente acompañado de una disminución en el número de víctimas mortales", ha incidido.

Para él, en el ámbito de la violencia familiar, "esta estrategia es acertada, estamos en el buen camino, pero necesitamos perseverar en ella y, en la medida de nuestras posibilidades, poner los máximos recursos que podamos en esta materia, que es tan prioritaria para la Policía Nacional".