¿Debemos registrar la habitación de nuestros hijos?

El arsenal encontrado en la casa del niño que asesinó a un profesor en Barcelona reabre el debate del control sobre los hijos.

Encerrados en sus habitaciones. Inmersos en un mundo adolescente que desconocemos. “No hacen ruido, parece que no molestan, pero a veces puede que no nos demos cuenta de lo que hacen. Por eso es tan importante meternos en su mundo”, aconseja Belén Álvarez, psicóloga.

Hablar con ellos para saber qué ven en internet, conocer quiénes son sus amigos, prestar atención a cómo crecen. “Estableciendo los límites de la libertad del hijo, pero ejerciendo una actitud atenta”, advierte el psicólogo Antonio Mundo. Un terreno complicado para madres y padres que se enfrentan a unas edades muy complicadas. Aún así es importante establecer límites e imponer la autoridad. “Hay que hacer un visionado del cuarto y ver el niño por donde respira”.

“Tenemos que ser nosotros los que tengamos el control, no podemos dejar que el niño se encierre en su cuarto”, aseguran los expertos. O si no tirar de picardía. “Cuando no esté el niño entramos y revisamos el cuarto”, propone José Luis Macho, psiquiatra. Para así conocer realmente a nuestros hijos.