Defensor Paciente llevará a Fiscalía la asistencia dada a familia fallecida

El Defensor del Paciente va a denunciar hoy ante la Fiscalía de Sevilla la actuación sanitaria de atención a una familia del municipio sevillano de Alcalá de Guadaíra, tres de cuyos miembros murieron el sábado supuestamente por una intoxicación alimentaria. Según ha informado en un comunicado su presidenta, Carmen Flores, el objeto de la denuncia es investigar si a la vista de la sintomatología que presentaba la familia en la madrugada del sábado, deberían haber sido trasladados desde el primer momento a un centro hospitalario, en lugar de dejarlos en el domicilio. En opinión de Flores, la Fiscalía debería investigar si se pudieron perder unas horas "que podrían haber sido fundamentales para salvarles la vida".

Igualmente, en el escrito denunciará "la denegación auxilio prestada por los servicios sociales a los que al parecer acudió la familia, y que eran conocedores de su situación", según Flores. "Es lamentable, y digna de reproche penal, la dejación absoluta que los servicios públicos y sus representantes (sociales/sanitarios) están haciendo ante la situación de pobreza que se está viviendo en este país", ha recalcado Flores.

Según la representante de este colectivo, los poderes públicos están intentando solucionar el problema con la solidaridad de los ciudadanos en operaciones que, pese a la buena voluntad de la gente, jamás van a solucionar el problema de las familias en situación de pobreza. "Es digno de reproche que millones de familias carezcan de prestación y tengan que estar removiendo en la basura para alimentarse, o buscando comida caducada, o que ante situaciones de marginalidad no se esté prestando la asistencia correcta", ha añadido la presidenta de la Asociación Defensor del Paciente.

Previamente, Flores anunció que ha enviado una carta al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la que responsabiliza al Ejecutivo y a todos los partidos políticos de estas muertes. Flores le adjunta la noticia de este suceso que cree "era de esperar"y recuerda que miles de familias "rebuscan alimentos en la basura".